Archivo de la etiqueta: María Fernández

NEGATIVO GANADOR: Cine polémico

MAYBE THE NEXT ONE

 

 

…el deseo es una pregunta cuya respuesta no existe, una hoja cuya rama no existe, un mundo cuyo cielo no existe… – Luis Cernuda

 

El deseo es como las vías de la montaña rusa cuando se acerca la bajada. Es un motor que atrae a sus víctimas, desprovistas de voluntad, y se hace amo de todas las esquinas de la pared a las que poder mirar, el significado de todas las canciones que suenan cuando tienen que sonar y la incoherente coherencia de este mundo. El deseo devora tu habitación, se alimenta de ti, pasa a formar parte de ti. Crash (1996) de David Cronenberg, basada en la novela homónima de J.G. Ballard, es probablemente uno de los más elegantes retratos de lo que yo llamo las víctimas de lo exquisito, las que siempre han interiormente deseado la exaltación del todo, que viven sumergidas bajo el agua por el placer de la asfixia, que mueren sin morir del todo cuando sienten el deseo de algo que sobretodo no se entiende.

Sigue leyendo

NEGATIVO GANADOR: Cine polémico

TODO ES BUENO CUANDO ES EXCESIVO

 

Los libros que el mundo llama inmorales son los que muestran su propia vergüenza. – Oscar Wilde

 

Suelo decirle a todos mis amigos que tienen que ver Salò o le 120 giornate di Sodoma (1975), obra última del siempre polémico Pier Paolo Pasolini, y que les va a cambiar la vida. Resulta complejo, creo que para casi todo el mundo que decida adentrarse en el cosmos de este peculiar film, siquiera entender sus propias impresiones a raíz del terrible impacto, atentado a sus cabezas, que provoca. En lo que todos estamos de acuerdo es que si viste Salò no la olvidas fácilmente. Incluso más de treinta años después, ésta es probablemente una de las películas que más disparidad de opiniones ha creado. Hay quien simplemente no puede verla, y es que no es un film apto para todos los públicos. Hay quien acude a ella en busca de una imagen extremadamente atroz que realmente no llega, sobre todo si tenemos en cuenta lo que ha llovido desde entonces y que en los cines cada vez es más fácil encontrar lo que parecen autopsias en directo (porno gore) que juegan a probar los niveles de aguante del espectador. Entonces ¿Qué es lo que hace que Salò sea una de las películas más polémicas de la historia del cine? ¿Por qué es como un abrazo horrible de crueldad, frío, como una patada en la cara para el espectador? Bueno, tiene que serlo.

Sigue leyendo

NEGATIVO GANADOR PRESENTA: CINE POLÉMICO

UNA DE LAS PRIMERAS IMÁGENES QUE RECUERDO

 

La irregularidad, es decir, lo inesperado, la sorpresa o el estupor son elementos esenciales y característicos de la belleza. – Charles Baudelaire

 

Cuando tenía unos cuatro o cinco años, una noche cualquiera estaba yo sentada junto a mi abuela viendo Drácula (1992) de Francis Ford Coppola en la televisión. Ya por entonces, y aunque aún era muy pequeña, creo que me había convertido en una persona más bien nocturna. Siempre he sentido una gran fascinación por las criaturas de la noche y por aquellas víctimas del placer, caídas en el éxtasis y en la doble cara de lo exquisito. Mi madre era y es todo lo contrario, y dado que dormíamos en la misma habitación yo no podía hacer otra cosa sino hacerle caso, dejar de ver aquello, finalizar el día cualquiera. Entonces me fui a la cama, con aquella cosa en la cabeza. Creo que en ese momento todavía no tenía muy claro lo que era la mentira, más allá de un juego divertido. No sabía que podía tener prácticas aplicaciones al beneficio propio. Esperé mientras fingía una respiración un poco más honda y pausada. No podía privarme de absorber, contemplar, conocer. Esperé y en cuanto supe que mi madre finalmente se había dormido, me levanté poco a poco con mucho cuidado de no hacer ruido con los muelles del colchón viejo, atravesé el suelo negro teñido del aire que deja la noche y al fondo del salón un pequeño televisor, mi abuela y Monica Bellucci surgiendo del interior de una cama, alzándose sobre mí. Me senté junto a mi abuela y continué viendo la película hasta que mi madre se percató de mi ausencia y vino a buscarme.

 

Sigue leyendo