Archivo de la etiqueta: Cristina Neira

CRÍTICA DE “SEARCHING FOR SUGAR MAN”

searching for sugar man

 

Un hombre sencillo que hacía música extraordinaria.

 

A finales de los años 60 un misterioso músico fue descubierto en un bar de Detroit por dos productores que quedaron fascinados por sus melodías conmovedoras y sus letras proféticas. Grabaron dos discos con la convicción de que el artista se convertiría en uno de los más grandes de su generación. Sin embargo, el éxito nunca llegó, y el cantante desapareció en medio de rumores sobre su suicidio en un escenario. Mientras tanto, uno de los discos llegó a la Sudáfrica del Apartheid y se extendió por todo el país en grabaciones piratas. En unos años el músico pasó a ser icono de la libertad y de la lucha contra el sistema. Mucho tiempo después, dos fans sudafricanos se empeñaron en averiguar qué había pasado realmente con ese hombre.

 

Sigue leyendo

CRÍTICA DE “EL CLUB”

“Y vio Dios que la luz era buena, y separó a la luz de las tinieblas”

 

A lo que Pablo Larraín responde:

 

“Yo creo que siguen juntas”

 

 

En una casa de un pequeño pueblo de costa chileno conviven cuatro antiguos sacerdotes y una mujer. Pasan el tiempo paseando, apostando en carreras de galgos y rezando. ¿Quién diría pues, que estas personas están pagando por sus pecados? Un día aparece un hombre en la casa que cambiará y hará peligrar la tranquila vida de nuestros protagonistas y a su vez, hará que nos cuestionemos a costa de qué y hasta qué punto puede llegar el abuso de poder de ciertas instituciones.

 

Sigue leyendo

CRÍTICA DE “THE DEVIL’S CANDY”

The Devil’s Candy
The Devil’s Candy

 

WELCOME TO HELL

 

…and, well, I hope you all like heavy metal.

 

Seis años han pasado desde que el australiano Sean Byrne debutó en la dirección de cine con The Loved Ones, y este año ha vuelto a la carga con otro llamativo largo de terror: The Devil’s Candy.

 

Esta vez, con una propuesta algo diferente aunque siguiendo en la línea de filmes de horror, Byrne ha creado una pieza de trama tal vez clásica pero novedosa gracias al uso del heavy metal (sí, metal) no sólo como parte del argumento sino como recurso sonoro que te deja el culo pegado a la butaca y, cómo no, con los pies encima de ella. Así que como ya habréis adivinado, la frase que da inicio a este texto no es un fragmento de diálogo ni para nada parte de la película, sino una pequeña aportación, o advertencia, que el director hizo justo antes del estreno de The Devil’s Candy en esta 48º edición del Sitges Film Festival. (Aunque ya os aviso de que incluso si no os va el rollo heavy, en esta película os va a encantar.)

 

Sigue leyendo