Archivo de la etiqueta: Conducta

CRÍTICA DE “CONDUCTA”

Conducta

 

Un grito a la educación

 

“Daranas se sirve de la mirada de un niño con el fin de apelar de manera directa a las carencias educativas, sociales y morales…”

 

Conducta, el último largometraje del veterano guionista Ernesto Daranas y director de la notable película Los dioses rotos, ha resultado tener gran éxito entre el público cubano y buena acogida en la crítica. No olvidemos que fue una de las cuatro nominadas a mejor película iberoamericana en la pasada edición de los premios Goya 2015. El director con esta última película no únicamente pretende hacer una crítica o incluso provocar una reflexión por parte del espectador sobre cuáles son los valores morales y éticos sobre los que se sustenta la educación en la actualidad cubana sino hacer un retrato social de la Habana desteñida.

 

Así pues encontramos a Chala como eje vertebrador de la película. Un niño de once años con serios problemas de conducta y con una infancia que se ve interrumpida por la responsabilidad de tener que ocuparse de su madre con problemas de adicción y verse obligado a trabajar en la cría de perros de pelea. Toda esa situación familiar se reflejará en el comportamiento que mantiene el niño en la escuela. Ahí es donde entra el otro punto de vista de la película, con Cramela (la veterana profesora de la escuela), quien representa esos valores revolucionarios a los que apela la película.

 

 

La película de Daranas es predecible desde un principio, sin embargo el argumento convence. Va adquiriendo forma poco a poco, de la mano de la fantástica interpretación por parte del personaje de Chala (Armando Valdés Freyre) y el aire fresco que respira la película gracias a la sensible mirada del director, jugando así con las emociones tanto de los personajes como del espectador. La cuidada fotografía y montaje hacen que la película fluya de manera continua. Un largometraje que funciona como drama, como historia de amor juvenil pero también como historia de superación. Todo ello con el fin de hacer una crítica a la sociedad, la cual debe tener presentes unos valores arraigados a la dignidad.

 

Ernesto Daranas no únicamente se servirá de metáforas a lo largo de la película para respaldar su discurso moral, sino que adoptará la paloma como elemento simbólico desde un principio, apelando así a las ansias de libertad, al desamparo, a la carencia y al miedo. Pero sobretodo este drama social nos habla de la coherencia. Un largometraje que recuerda el compromiso social que debe tener el cine.

 

Mar Subirats