Archivo de la etiqueta: casa asia film week

CRÓNICA DE LA CASA ASIA FILM WEEK

La semana pasada la Casa Asia de Barcelona y los Cinemes Girona organizaron por segunda vez la Casa Asia Film Week, una ambiciosa muestra de películas asiáticas difíciles de ver en nuestro país.

 

Entre sus peculiaridades estaba el hecho de que el jurado que valoró las películas a competición estaba compuesto por estudiantes de cine. Entre ellos estaba nuestra alumna Georgina Latorre (3º), que ha escrito una crónica de su experiencia, hablando de las películas que más le interesaron.

 

CAFW2014_700

 

Martes 11

 

Cine acogedor, esperanzas de éxito; sala llena y altas expectativas. Así es como se inicia el Casa Asia Film Week y lo hace con la película Seven Weeks, hecho que ni comparto ni comprendo en una inauguración que viene con una historia detrás (hacía dos años que el festival no se llevaba a cabo en Barcelona) y una incertidumbre ante sí. Una película espesa, con planos ametralladores y un guión incesante y a veces inconexo que pretende transmitir un discurso forzado y artificioso. Pasada la primera hora (de las tres que dura la película) medio cine está vacío.

 

Es una lástima que el festival se haya presentado con una película que no era poco interesante, pero sí pretenciosa y demasiado espesa, con una multitud de ideas detrás y, a mi modo de ver, hecha con prisas.

 

Miércoles 12

 

Tras la inauguración, las expectativas siguen altas, pero el miedo ha aumentado. Después de la interesante aunque poco trascendente, Josh , se proyecta Sun Station, un rayo de sol que ilumina, de repente, una sala tristemente medio vacía. Una obra emocionante, con una interpretación sublime y un paisaje insólito, desgastado y paradójicamente atractivo y original. Tratando unos temas universales como lo son la soledad y el compañerismo, la historia nos adentra a una situación cultural totalmente desconocida e interesante.

 

Jueves 13

 

Snow se desarrolla en un solo espacio y eso juega sin duda a su favor. Con una premisa aparentemente simple (problemas económicos) se juegan una serie de actitudes y sentimientos que chocan con el regreso del protagonista a su casa natal, enseñándonos de manera sutil la cultura iraní. El director y guionistas nos muestran en una hora y media dos cosas muy importantes en el cine: cómo mantener al espectador enganchado a una historia que se desarrolla entre cuatro paredes y un conjunto de matices culturales que nos acercan a una sociedad tan lejana y desconocida.

 

Tras esta hermosa película, nos proyectan Wajma, una obra maestra. A pesar de no ser un tema novedoso ni original, la película es sorprendente por cómo se nos enfoca la historia; una joven afgana se queda embarazada de un hombre que, al enterarse de la noticia, se desentiende. Un padre afgano con unas convicciones culturales claras evoluciona y crece por amor a su hija. Una madre que no abandona los sentimientos de su niña y la acompaña hasta donde haga falta a pesar de llevar encima un peso tan grande como lo es la duda de estar haciendo lo correcto. Una abuela que se involucra, de un modo encubierto, en una historia totalmente atrevida, valiente y llena de contradicciones, en el buen sentido de la palabra.

 

“Wajma”, dirigida por Barmak Akram, ganó el primer premio del CAFW

 

Todo ello contado con una interpretación increíble por su voraz veracidad.

 

Echaba de menos una película feminista y he recibido una buena dosis con un valor añadido: cultura.

 

Después de estas dos grandes películas, se proyecta una más: The Owners. Desde luego ésta última se desmarca. Ya no estamos en un terreno realista, sino totalmente onírico y estéticamente muy atrevido. Cada plano del film es digno de ser estudiado, propio de un cuadro. Cargada de simbolismo, la película apuesta por la mezcla entre lo dramático y lo absurdamente cómico, un contraste que hace del film algo especial, con un trasfondo crítico y aplicable a toda sociedad, sea de donde sea.

 

“The Owners”, de Adilkhan Yerzhanop (Kazajistán), mención especial del jurado

 

Viernes 14

 

The Teacher’s Diary es el inicio de un día menos potente que el de ayer. Con una apuesta clara hacia lo fácil, la película nos narra la típica historia de amor a distancia entre dos profesores; nada del otro mundo. Sin embargo hay algo interesante en el film; es el paisaje, una escuela flotante en medio de un largo inmenso rodeado por verdes montañas. Desde luego, agradable a la vista.

 

Después de la típica película romántica se nos proyecta Nomadic Chilhood, una película interesante aunque inconexa. La premisa es unir las diferentes historias que se nos presentan con un tema conjunto: la vida de distintos nómadas. Sin embargo sigue siendo poco para decir que todas las escenas formaban parte de esa misma película. Algunas historias duraban poco, otras demasiado, y al final, me quedo con la sensación de haberme perdido algo.

 

Tras algo de desconcierto empieza Nuoc, una película interesante en un entorno todavía más interesante. Casas flotantes en medio del mar, supervivencia y de repente y por sorpresa, ciencia ficción, que solo aparece en los últimos 20 minutos y a mi parecer, sobraba. Me hubiera bastado con la idea que se desarrolla a lo largo del film, quitando ese final desconcertante e incoherente, con unos efectos especiales de risa. Cuando no hay presupuesto, creo que es más inteligente quitarte de la cabeza querer hacer algo y quedarte en el intento, la simplicidad no tiene porqué ser aburrida; en cambio, quedarte a medias es indudablemente negativo.

 

Sábado 15

 

Miracle In Cell Num. 7 es admirable por su mezcla de tragedia y comicidad. Siempre agradezco reír y llorar en una misma película, sin embargo la historia no me parece nueva y la manera de tratarla me ha molestado; la intención de hacer llorar al espectador está demasiado presente en el guión, creo que la sutileza no es el punto fuerte de este film y es por ello que no me ha cautivado. Sin embargo, es una película digna de ser vista, interesante y con una interpretación sublime por parte de una niña pequeña, que rebosa inteligencia y credibilidad con tan solo una mirada.

 

Domingo 16

 

Con Norte, the end of history se cierra el ciclo, se acaba el festival. La película nos habla del cruce de dos vidas, que se acaban condicionando. El bien y el mal, la justicia y la injusticia se presentan a lo largo del film de manera evidente. Es una buena película, pero encuentro innecesaria su larga duración. Son 4 horas, puede que con 3 hubiera bastado para contar absolutamente lo mismo. Entiendo la intención de alargar los planos para mostrar la cotidianidad, pero no entiendo el por qué de una cola tan extremadamente larga al final de cada acción. Repito, la película tiene contenido, pero parte de ese contenido se pierde en los minutos que sobran en cada plano.

 

“Norte. The End of History”, del filipino Lav Diaz, también recibió una mención del jurado

 

La sensación al final del festival es enormemente satisfactoria. A pesar de haber mejores y peores películas, de todas he aprendido, me he acercado a una cultura inmensamente diferente a la nuestra. El ambiente que se ha creado a lo largo de estos seis días ha ido a mejor hora tras hora.

 

Hay películas dignas de recordar, de revisar y de releer. Hay películas que todavía me hacen pensar y sin duda lo seguirán haciendo a lo largo de los meses. Incluso hay alguna que recordaré toda mi vida. Está claro que estamos aquí por el cine, pero hay algo que todavía me ha emocionado más que cualquier película: las ganas de seguir haciendo posible este festival, el esfuerzo y trabajo que se ha volcado para hacer posible estas proyecciones es admirable. Un pequeño cine que no destaca por su cartelera comercial, sino por su apuesta por un cine diferente, inteligente, rico y tristemente tan lejano a la mayoría.

 

Me ha emocionado que todavía existan estas ganas, esta pasión por un cine tan agradable, tan necesario.