CRÍTICA DE “BIRDMAN”

 

Michael Keaton es Birdman
Michael Keaton es Birdman

 

Birdman  es la nueva película de Alejandro González Iñárritu. El director mejicano rompe con todo lo que había realizado hasta la fecha, teniéndonos acostumbrados a los dramas sociales con historias entrecruzadas (Amores Perros, Babel).

 

En Birdman, Iñárritu se centra en la comicidad de las escenas pero sin dejar de lado el conflicto interno del personaje principal (interpretado por un genial Michael Keaton), mostrando con pulso firme la historia de un actor conocido por encarnar a un superhéroe y cuya popularidad ha ido en declive. En un acto casi suicida el protagonista decidirá intentar recuperar su popularidad como actor, mediante el estreno de una obra teatral en Broadway.

 

 

Uno de los grandes atractivos del film consiste en que está estructurado y planteado como un falso plano secuencia, un único plano, sin aparentes cortes, totalmente fluido que sigue el paso de los diversos personajes por la caótica obra de teatro. Técnicamente es una maravilla, la fotografía a cargo de Emmanuel Lubezki es brillante, la película es puro espectáculo visual y cinematográfico, las imágenes se suceden totalmente fluidas sin ningún impedimento e Iñárritu es capaz de jugar con el espacio y el tiempo a su antojo.

 

A parte de su planteamiento, cabe destacar el genial guion, que gracias al planteamiento visual se mantiene interesante y dinámico durante las dos horas de metraje, sabiendo equilibrar la comedia y unos diálogos ingeniosos, punzantes y muy fluidos, con la profundidad psicológica de unos personajes brillantes, encarnados a la perfección por unos actores que se salen de la pantalla (Michael Keaton está brillante, decía, pero lo de Edward Norton es digno de Oscar).

 

Michael Keaton y Edward Norton en Birdman
Michael Keaton y Edward Norton

 

Parece que toda la película funciona como un perfecto engranaje, sin errores, incluso en las piezas que parecen destinadas a fallar (la utilización de música arrítmica interpretada únicamente por una batería), que se amoldan y funcionan a la perfección con el conjunto.

 

En definitiva, Birdman me ha parecido impresionante, innovadora, refrescante y agradable, con un planteamiento y una ejecución perfectas.

 

Daniel Belenguer Guerrero

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *