LO MEJOR DE 2014: “PERDIDA”

LAS MEJORES PELÍCULAS DE 2014 SEGÚN LOS ALUMNOS DE ESCAC:

 

1. Her
2. Magical Girl
3. El lobo de Wall Street
4. El gran hotel Budapest
5. A propósito de Llewyn Davis
6. Perdida
7. Boyhood
8. Nebraska
9. La isla mínima
10. Relatos salvajes

 

Ben Affleck

 

El día de su quinto aniversario de boda, Nick Dunne (Ben Affleck) informa que su esposa Amy (Rosamund Pike) ha desaparecido misteriosamente.

 

La premisa es puro David Fincher, y se confirma en los 150 minutos siguientes.

 

 

Esta película es eso, que significa mucho. Frialdad, planos calculados al milímetro, puesta en escena elegante y un notable reparto dirigido con finura.

 

El primer aspecto que resalta es el papel de Ben Affleck; bajo mi punto de vista, la mejor interpretación de su carrera. Sin embargo, esto no le basta para competir con su mujer en el film, Rosamund Pike, con su rostro esculpido en porcelana, tan delicada como la estética con que se envuelve la historia. Logra crear un personaje camaleónico capaz de enamorarte para desengañarte en la siguiente secuencia.

 

Rosamund Pike

 

Cabe destacar que Gillian Flynn escribió, además de la novela homónima, el guión, con todo detalle, hecho que facilitó la tarea a Fincher; pero Dios me libre de poner en duda el talento del director.

El inicio, con fotogramas que presentan el barrio residencial de la pareja, es un desarme para espectador, un anticipo de la obra más cuidada, en cuanto a dirección se refiere, del autor de Se7en, entre otras. Ambos personajes son caracterizados y expuestos de forma excepcional, dejando clara su ambigüedad y el doble juego que nos plantearán. Te engaña y te vuelve a engañar una y otra vez, hasta que no tienes otra opción más que rendirte a su ingenio.

 

La temática puede evocar a Zodiac, por la oscuridad en el espíritu de la trama, pero la narración es tan trepidante que deshecha las comparaciones.

 

El único defecto que puedo encontrar para no calificar de perfecta esta película es que en alguna escena peque de efectista, dejando a un lado la frialdad que regula la trama; o, tal vez, sea plenamente consciente y sirva para romper la dinámica del film.

 

Se trata de una historia para disfrutar, en la que puedes estar dentro de dos mentes, a cual más impredecible, con giros dramáticos todavía más sorpresivos. Pueden tacharla de misógina, machista o conservadora, pero dudo seriamente que haya que buscarle esa lectura.

 

Debemos quedarnos con lo positivo y es que, tras firmar El Club de la Lucha, La Red Social o las cintas ya mencionadas líneas más arriba, Fincher vuelve a superarse y nos lleva a pensar si algún día será capaz de decepcionarnos, siendo un genio del suspense con un estilo cada vez más pulido.

 

Daniel Molina

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *