NOS VISITÓ CLAUDIA LLOSA

El pasado jueves tuvimos en ESCAC la gran suerte de acoger a la directora peruana Claudia Llosa.

 

Nos encontramos ante un personaje complejo, lleno de vida, humilde y muy sensible. Una mujer con carácter, a la que la vida la ha llevado por caminos insospechados. Como si de un cuento de hadas se tratara.

 

Curiosamente, como muchos en esta profesión, tiene un despertar tardío del amor por el cine y, a día de hoy, sin estudios propiamente dichos sobre la materia del cine, lleva consigo tres largometrajes y dos cortometrajes.

 

 

llosa2

 

Nos cuenta su historia guiada por el profesor de la escuela Sergi Sánchez. Una historia que, personalmente, me ha hecho soñar y pensar que todo es posible. Estudios de publicidad, un ambiente cultural muy rico a su alrededor y esa idea lejana del cine que, para aquel entonces, era como una idea imposible; “como ser astronauta”.

 

Sin embargo esa idea lejana empezó a no ser un pequeño secreto y, después de partir un año a Madrid para estudiar guion, vuelve a Perú a trabar durante el día como publicista, mientras por la noche escribe.

 

De aquí nace Madeinusa, y de la noche a la mañana Claudia Llosa se convierte en guionista, directora y productora. El mundo del cine por fin llega a su alcance y lo dejará todo para seguir con aquel pequeño secreto.

 

Nos habla de sus tres largometrajes: Madeinusa, La teta asustada y No llores, vuela (este último estrenado ese mismo jueves en los cines Verdi de Barcelona). Nos habla de la creación de esos tres universos tan variados. Universos situados entre dos fronteras y relacionados con la psicología del filme y de sus personajes.

 

Nos encontramos ante tres películas muy conectadas entre sí. Universos híbridos que buscan un equilibrio entre la realidad y lo irreal.

 

Los alumnos de ESCAC que asistimos a esta excelente masterclass tuvimos la gran suerte de poder plantearle preguntas y de recibir su consejo. Llosa nos contestó con total sinceridad e incluso en algunos momentos con gran sentido del humor:

 

Pregunta: En La teta asustada… eso de la patata en la vagina… no lo he entendido muy bien. ¿Es posible?

 

Respuesta: Aquí se ve claramente mi intención de mezclar la realidad del colectivo con la irrealidad. Sí, es posible. Me informé mucho sobre el tema. Un tampax no puede quedarse tanto tiempo en una vagina porque absorbe los líquidos; en cambio, una papa sí. Incluso crecen raíces. Esto es un poco incómodo…

 

Claudia Llosa
Claudia Llosa

 

 

“Hay tiempo.” Esta frase la repitió mucho. No por tener 25 años y aún no haber grabado vuestra primera película significa que seáis unos fracasados. Hay tiempo. Poniendo su caso como ejemplo, nos damos cuenta de que tiene razón. “Tenéis que contar algo que os salga del corazón. Algo de vuestro interior ya que nadie más, aparte de vosotros mismos, podrá contarlo mejor. Se necesita coraje. Tiempo y coraje.”

 

Nos explicó su manera de trabajar, de enfocar un nuevo proyecto, de afrontar los rodajes, de trabajar con los actores. Tiempo y coraje. Vemos que no se trata de un consejo que da sin más. Llego a la conclusión de que se trata de algo totalmente momentáneo, inspirador, ligado a los sentimientos temporales de la directora, ligado a un mundo interno muy profundo, ligado a imágenes… Un tipo de trabajo así requiere años. Nos lo confirma: 2 años para escribir un guion, aunque para ella lo ideal serían unos 5. Nos puede parecer una locura, y cuando lo dijo en la sala se produjo una fuerte carcajada colectiva, pero al fin y al cabo, hay tiempo. Y es necesario.

 

Texto: Sarah Romero

 

Fotos: Jaime Puertas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *