LO MEJOR DE 2014: “EL GRAN HOTEL BUDAPEST”

LAS MEJORES PELÍCULAS DE 2014 SEGÚN LOS ALUMNOS DE ESCAC:

 

1. Her
2. Magical Girl
3. El lobo de Wall Street
4. El gran hotel Budapest
5. A propósito de Llewyn Davis
6. Perdida
7. Boyhood
8. Nebraska
9. La isla mínima
10. Relatos salvajes

 

 

La película de Wes Anderson estrenada este 2014, es una obra maestra vista des del punto de pista de la dirección artística. ¿Qué es lo primero que recuerdas después de verla? Los decorados y los actores, creo yo.

 

 

Esta película no es más que una exhibición de espacios; incluso en muchas escenas, para no decir casi todas, el espacio se come a los actores. Lo que ves delante de ti son unos personajes, casi a la escala de títeres, en medio de espacios y decorados enormes, pero maravillosos. Nuestros ojos se deleitan con cada cambio de localización, dejándonos así inmersos en un sabor a años 30, no sólo distinto sino que supera a cualquiera visto antes.

 

 

Respecto a los actores no hay mucho que decir; cada uno de ellos encarna a su personaje a la perfección. El acting da mucho en esta película.

 

Es una comedia, pero no de esas en las que cada minuto que pasa supone una carcajada para el espectador. Es de esas en las que los labios del espectador no dejan de dibujar una sonrisa, acentuándose en unas ocasiones más que en otras. Una película que hace brotar un sentimiento de optimismo desde dentro, aparentando casi una felicidad efímera entre el público, pero que perdura hasta después de haber finalizado la proyección.

 

Dejando las sensaciones a parte, y acercándonos más a los aspectos técnicos, observamos con facilidad cómo Anderson deja su película, una vez más, impregnada de sus huellas, que reafirman su estilo inigualable.

 

La primera huella es la temática, que viene a ser la narración de un cartoon protagonizado por seres de carne y hueso. El ritmo en el que transcurren los hechos, y su tono irónico, hacen que a esto se le añada la apariencia de un musical en el que no existe canción alguna, excepto los sonidos del propio montaje.

 

A nivel de narración, nos fascina con los tres niveles temporales que alcanza: tenemos en un primer nivel a la chica joven que pertenece a la actualidad leyendo el libro del Gran Hotel Budapest; en un segundo nivel, está el propio escritor del libro contando cómo conoció la historia que narra en ese libro, y finalmente está Cero Mustafa, que nos cuenta la historia del Hotel Budapest. Pero esto no impide que lo que se nos cuenta, a veces no resulte muy interesante, ya que es una historia bastante débil en lo tocante a los conflictos, y sobre todo por la resolución que da para cada uno de ellos.

 

Esta película, clasificada por muchos críticos como la más destacable de la filmografía de Wes Anderson, es en definitiva un recopilatorio de su estilo, cada vez más perfeccionista, sobre todo a nivel de planos y dirección artística, aunque con algo de debilidad en la trama.

 

Hajar Boutjat (1º)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *