NEGATIVO GANADOR: CRÓNICAS DEL SEFF (Jueves)

seffjueves

JUEVES 10

 

Un fantasma recorre el Festival de Sevilla. Y no me refiero (solo) a este espectador, que empieza a arrastrar el cansancio de las jornadas anteriores, sino al contenido de las producciones vistas en la jornada del jueves 10.

 

La primera de ellas, la espectral United States of Love (Tomasz Wasilewski, Sección Oficial), una película de tonos grises conformada por diferentes historias de amor que comparten su fatalidad y su contexto: Polonia en los años ochenta. La fotografía, a cargo de Oleg Mutu (uno de los principales directores de fotografía del nuevo cine rumano), acompaña la tristeza de unas historias sentimentales abocadas al fracaso, pero sin ningún final explícito.

 

United States of Love (Tomasz Wasilewski, Sección Oficial)

 

La segunda, el cuento de fantasmas protagonizado por Kristen Stewart: Personal Shopper (Olivier Assayas, Sección Oficial), que se sirve de algunos tópicos del cine de género para desarrollar una historia compleja y muy estimulante sobre la identidad y la representación. La película, que mantiene un ritmo magnético articulado a través del thriller, cuenta con una muy destacable interpretación de Kristen Stewart y un subtexto que va mucho más allá de la formulación evidente -y explícita- del género de terror, al que se toma la licencia de parodiar en su propio relato. Todavía resulta difícil entender el maltrato en Cannes de esta película.

 

Personal Shopper (Olivier Assayas, Sección Oficial)

 

Y, la tercera, la controvertida Nocturama (Bertrand Bonello, Selección Oficial fuera de concurso), donde el fantasma se representa en forma de aparición a uno de los protagonistas para advertirle de la fatalidad inminente. Otra película problemática en Cannes, donde ni siquiera fue aceptada por la posibilidad de que hiriera algunas sensibilidades. En la libre adaptación de la novela Glamourama, unos jóvenes perpetran unos atentados en la ciudad de París y terminan por esconderse en unos grandes almacenes, convertidos en la utopía que manipulan a su antojo. Dividida en dos partes bien diferenciadas, Nocturama es una obra con mucha rabia, mucha fuerza, y mucha más complejidad más que la representación de un acto violento: retrato generacional, anarquía, simulacro… son algunos de los conceptos que subyacen en la poliédrica, compleja y actual película de Bonello.

 

Nocturama (Bertrand Bonello, Selección Oficial fuera de concurso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *