NEGATIVO GANADOR EN EL SEFF’16

CORRESPONSAL: Daniel Pérez Pamies

 

Un año más, y ya van 13, Sevilla se convierte en capital del cine europeo durante los ocho días que dura el SEFF (Seville European Film Festival). Del 4 al 12 de noviembre, y precisamente por encontrarse en el tramo final del año, el festival andaluz aglutina en su Sección Oficial algunas películas que ya cuentan con un notable recorrido en otros certámenes vecinos, como las galardonadas en Cannes American Honey (Andrea Arnold, Premio del Jurado), Solo el Fin del Mundo (Xavier Dolan, Gran Premio del Jurado), Mimosas (Oliver Laxe, Gran Premio de la Semana de la Crítica) o Personal Shopper (Oliver Assayas, Premio al Mejor Director); en el Festival de Locarno: Mister Universo (Tizza Covi y Rainer Frimmel, Mención Especial del jurado y premio Fipresci) o Godless (Ralitza Petrova, Leopardo de Oro); o las ganadoras de Karlovy Vary: It’s not the time of my life (Szabolcs Hajdu, Globo de Cristal) y Berlín: United States of Love (Tomasz Wasilewski, Oso de Plata).

En cierta forma, el SEFF’16 condensa, por así decirlo, los títulos europeos más destacados del año y se presenta como el escenario perfecto para establecer un mapa de estado de las producciones de nuestro continente -y, por supuesto, de sus festivales-. Un mapa que se amplía gracias a sus secciones paralelas, entre las que tienen cabida desde la última de Albert Serra (La muerte de Luis XIV, Selección Oficial Fuera de Concurso) hasta la de Cristi Puiu (Sieranevada, Selección European Film Academy). Una programación rica en nombres y propuestas y en la que uno se topa, haciendo honor a su nombre, con la sección de Resistencias, dedicada al cine español independiente y en la que se encuentran títulos como el cortometraje Nuestra amiga la luna (Velasco Broca) o el documental Pasaia Bitartean (Irati Gorostidi), basculando entre ficción y no ficción, como las otras dos secciones que llevan por nombre Las nuevas olas y Las nuevas olas. No ficción y que apelan a su vez a miradas singulares del panorama contemporáneo.

 

 

A todo este maremagnum de más de 84 películas, que deberían servir, entre otras cosas, para dibujar un estado del cine europeo contemporáneo, habría que añadir este año un acontecimiento puramente casual pero igualmente significativo: la coincidencia en la ciudad de Sevilla del Festival de cine europeo con el rodaje de la última temporada de Juego de Tronos. Dos modelos, el de la producción norteamericana y el de la europea, que deberían permitir establecer un diálogo para comprender el panorama cinematográfico contemporáneo a un nivel más amplio. De momento, dejaremos que hablen las películas.

 

 

Desde Negativo Ganador, primer año cubriendo el SEFF, un servidor se siente contento y orgulloso de poder ser la punta de lanza de la revista en el festival, a través de una cobertura en forma crónica diaria. Intentando no solo ofrecer una perspectiva crítica de cada una de las películas vistas, sino tratando de ponerlas a dialogar entre sí. Con la esperanza de que este diálogo sea edificante para los lectores y con la intención de perfilar ese cierto “mapa” del cine europeo contemporáneo que tiene desde hoy su cita en Sevilla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *