Crítica de “Capitán América: El Soldado de Invierno”

“Incluso cuando no tenía nada, tenía a Bucky.”

 

 

 

Es evidente que durante los últimos ocho años las películas de superhéroes han sido explotadas una y otra vez con la misma fórmula, amasando cantidades ingentes de dinero en salas de todo el mundo y creando un ejercito fan boy que, tras haberlo visto todo con “Los Vengadores”, se les quedaron pequeñas las entretenidas, pero aun así mediocres, “Iron Man 3” y “Thor: El Mundo Oscuro”. Fue entonces cuando llegaron Joe y Anthony Russo para salvar el día.

 

 

Capitán América: El Soldado de Invierno” es, sin lugar a dudas, un soplo de aire fresco para la filmografía de Marvel, en la que se ha sabido combinar un arco narrativo típico de los thrillers de espías de los años setenta con escenas de acción increíblemente impactantes que, junto a una magistral y totalmente revolucionaria forma de dirigir películas de superhéroes por parte de los Russo, se consigue crear esa maravillosa sensación de no querer que la película acabe jamás, pues el deseo de conocer esa valiosa información que el film nos va dando poco a poco es demasiado dulce.

 

Tensión en SHIELD.

 

Si es bien cierto que toda gran historia debería tener un villano a la altura del protagonista, El Soldado de Invierno/Bucky (Sebastian Stan) cumple con las expectativas. Tal vez no sea el villano más carismático que se haya podido ver en la filmografía de Marvel (véase el Loki de Tom Hiddleston) pero tiene algo más poderoso: los lazos de amistad con Steve Rogers (Chris Evans) que hacen que cada golpe duela, y que la película cobre un valor emocional en la que el objetivo principal del protagonista deja de ser únicamente detener los planes malvados de HYDRA, y se le añade el intentar recuperar a toda costa a su amigo de la infancia.

 

El Soldado de Invierno/Bucky deteniendo sin ningún esfuerzo el escudo del Capitán América.

 

Los Hermanos Russo han sabido conectar la película de manera que todo encaja cual engranaje de reloj suizo. No encontramos escenas ni diálogos en vano, más bien lo contrario. El film se encarga ya no sólo de vaticinar lo que en un futuro sería la Civil War, si no que nos muestra que el peor enemigo de nuestros superhéroes no es más que el propio sistema que los rige. Además, utilizan el film como mecanismo de introspección en los personajes que estamos hartos de ver pero que nunca llegamos a conocer, como es el caso de Nick Fury, Black Widow o el propio Steve Rogers, que como podemos ver durante todo el metraje sólo intenta conservar lo poco que le queda de su antigua vida.

 

Por lo general, “Capitán América: El Soldado de Invierno” es, en mi humilde opinión, y junto a su predecesora, la mejor película hecha por La Casa de las Ideas hasta la fecha. Un film valiente, fresco y adrenalínico, plagado de suspense y con un clímax final que no dejará a nadie indiferente.

 

Sergi Rubio

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *