NEGATIVO GANADOR: De Ulises a Superman

¿QUÉ ES UN HÉROE?

 

 

No resulta fácil definir con claridad lo que significa el concepto “héroe”. La problemática es distinta, como distintos son los personajes que pueblan cada historia y sus motivos para afrontarla.

 

La base principal de la teoría del profesor Joseph Campbell, la teoría del Monomito, se reduce a una universalidad latente en todos y cada uno de los mitos antiguos de diferentes civilizaciones, por lo que me decido a intentar aunar, de alguna manera, a todos los héroes y sus respectivas películas. Por supuesto que no tienen nada en común (en la temática o en el tono) una película como “Orfeo Negro” (Marcel Camus, 1959) con “Terciopelo Azul” (David Lynch, 1986), como tampoco lo tendría “Atrapado por su Pasado” (Brian dePalma, 1993) y “Star Wars: Una Nueva Esperanza” (George Lucas, 1977), sin embargo, en cada una de las películas persiste el ideal de héroe, un ideal tratado desde hace milenios y que demuestra que las viejas historias, de una forma directa o indirecta, permanecen a día de hoy.

 

En un año hemos visto dilemas diversos, algunos de carácter personal o bien de significación social. La génesis de dichos dilemas se encuentran en la necesidad humana de una persona bajo unas circunstancias determinadas, e incluso estas circunstancias pueden variar hacia otra necesidad significativamente contraria. Joel Barish, el protagonista de la película de Michel Gondry de 2004 “Olvídate de mí”, empieza una odisea dentro de su propia mente para borrar a su expareja de su memoria, sin embargo, debido a una serie de circunstancias relacionadas con sus mismos recuerdos, decide evadir a los científicos que se han introducido en su atribulada psique para mantener la memoria de Clementine. Este ejemplo de cambio de objetivo se puede encontrar, de una forma remota, en otra película tratada anteriormente como es “Star Wars: El Retorno del Jedi” (Richard Marquand, 1983), en la que Luke Skywalker decide que es más importante salvar a su padre, otro héroe mancillado, del Lado Oscuro en vez de matarlo.

 

No obstante, el ejemplo que más se ha utilizado a la hora de analizar las peripecias de estos héroes tan distintos ha sido uno que puede considerarse, y de alguna forma Joseph Campbell así lo consideró en sus divagaciones, el canon del Viaje. Cada película ha versionado a su manera las aventuras y desventuras de Ulises, Rey de Ítaca y protagonista esencial del poema épico “La Odisea”, a menudo con un final feliz (como Dorothy despertando en su Kansas natal en “El Mago de Oz“) y otras veces con un final inevitablemente agrio (como es el caso de la odisea personal de Carlito Brigante y su búsqueda de redención en “Atrapado por su Pasado“), pero manteniendo la imagen siempre del héroe extraviado que, contra viento y marea, tratará de regresar al hogar.

 

Otro ejemplo que se ha utilizado en más de una ocasión es el de Orfeo y Eurídice. Tanto en la adaptación de Marcel Camus como en “Olvídate de mí” o incluso en la epopeya distópica de George Lucas THX-1138” (1971), se observa la misma figura de héroe; un héroe que intentará arrancar de las garras del dios del Infierno a su amada fallecida. El poder del amor y la insistencia de recuperar el idilio truncado será lo que los motivará a emprender el viaje de cada uno, aun con suerte idéntica para todos: Orfeo perderá a Eurídice durante el ritual en “Orfeo Negro“, Joel Barish olvidará todo recuerdo de Clementine y THX no podrá salvar a LUH de la muerte. Sin embargo, el final trágico de estas dos últimas historias tampoco condicionan enteramente el comportamiento de estos personajes tras estos acontecimientos, y es ahí donde dejan de conectar con Orfeo al permitírseles un nuevo comienzo y una nueva oportunidad de redimirse.

 

Estos son solo dos ejemplos de los muchos que existen en la historia del séptimo arte. Desde ángeles caídos hasta verdaderos anti-héroes, el cine ha mostrado las diversas facetas que tiene la Humanidad. Si bien el Viaje del Héroe no es más que un reflejo de la búsqueda de la solución a nuestros muchos dilemas humanos (el amor, la libertad, la redención…), aquí se seguirá tratando y analizando esa universalidad que tanto caracterizan estas odiseas.

 

Esto no es una despedida.

 

Como reza el rótulo final de “Star Trek: La Película” (1979):

“The human adventure is just beginning…”

Un pensamiento sobre “NEGATIVO GANADOR: De Ulises a Superman”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *