NEGATIVO GANADOR: Otro Cine Español

ZOE – Ander Duque

 

Por fin he venido al festival de Málaga, y hoy, en mi segundo día en esta ciudad con vistas al mar, esta mañana, aun medio dormida, me he encontrado con la ultima película (primera de ficción) del director vasco, Ander Duque.

 

Un film en el que se mezcla la ficción con el documental (algo que también vi, aunque de manera muy distinta, ayer en la película de Olaia Sendón “Kauflanders). Ander, que venia del documental, decide esta vez introducirse en la ficción de la mano de la actriz Rosalinda Galán y la primeriza en el mundo del cine y la interpretación Zoe Gavira. El director utiliza la experiencia del documental para llevar la película hacia delante, y podríamos decir que nos encontramos frente a un documental reconducido.

 

 

 

La película (que por momentos me remitía a Techo y comida) nos muestra la realidad de una madre soltera y su hija de cinco años cuando son desahuciadas de su casa. Rodada con muy pocos medios y entre familia el film consigue atraparte y conducirte a través de los ojos de Zoe en la rutina y vida privada de estos dos personajes.

 

En la rueda de prensa posterior a la película el director contaba que la película se rodó a través de improvisaciones en las que la actriz Rosalida Galán iba conduciendo a la pequeña Zoe creando, así, el hilo de la historia y la trama que mueven la película. Rosalinda (que es la tía en la vida real de Zoe) es la única actriz profesional que aparece en la cinta. El resto de personajes son familiares, amigos y gente del barrio que conforman la red que rodea a los personajes en la ficción y a las personas en la realidad.

 

 

A pesar de la austeridad en la forma nada te saca de la película gracias a las interpretaciones de las actrices. Es increíble la conexión que se crea entre Zoe y Rosalinda, como parece que estemos observando la mas pura verdad. Ni siquiera las miradas a cámara de Zoe nos sacan de la historia ya que parece que esa niña nos este llamando desde allí a lo lejos, captando nuestra atención con sus ojos. Esto, dice Ander, ha sido posible gracias a que no había un equipo técnico como lo puede haber en un rodaje mas al uso, ya que era, él, solo con la cámara y los micros.

 

 

La película se rodaba 24h, porque tenían “miedo” de que algo maravilloso pasara con Zoe y no pudieran grabarlo. Durante una semana, crearon un juego en el que Zoe entro plenamente y grabaron horas y horas que luego se transformarían en la película.

 

Ander, trata este drama social desde un punto de vista sutil y emocional en el que el espectador conecta con los personajes y se deja llevar por las imágenes y la relación de las dos protagonistas. Todo esto, apoyado por la música original, también a cargo del propio director y la actriz.

 

 

Como han dicho actriz y director en la rueda de prensa: “Es una película sin pretensiones pero con muchas intenciones”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *