NEGATIVO GANADOR: El existencialismo en el cine

Cuando vivir es peor que morir. Accattone

 

 

 – Cartel

 

En 1961, el escritor y poeta Pier Paolo Pasolini debuta como director con Accattone, obra clave del Nuevo Cine Italiano. Pasolini luchó en la Segunda Guerra Mundial y fue apresado por los alemanes. Logró escapar y al terminar la guerra ingresó en el Partido Comunista Italiano del que lo expulsaron en 1949 acusado de indignidad moral y de estar influenciado por determinadas corrientes ideológicas y filosóficas como las de Gide o Sartre. La ópera prima de Pasolini mama del Neorrealismo y de las primeras cintas de Fellini aunque es la visión personal de su autor la que hace de Accattone un relato diferente y con sello propio.

 

…el ángel de Dios me cogió y el del infierno gritaba: Oh tú ¿por qué me privas del cielo? Tú me llevas a la eternidad de éste por una lagrimita que él me quita… – Dante, Purgatorio, Canto V.

 

La película muestra una Roma tan en ruinas como los personajes a los que acoge ingratamente. Es la otra cara de la ciudad eterna. En esta dura realidad, impregnada por un fiel sentimiento católico, la música de J. S. Bach encaja a la perfección con la lúgubre fotografía de Delli Colli.

 

Vittorio (Franco Citti), conocido por todos como Accattone (hay muchos que se llaman Vittorio pero sólo uno Accattone), es un chulo de putas que no soporta la vida y que se odia a sí mismo. A pesar de haber perdido su dignidad y su futuro, lleva siempre puesta una armadura de orgullo. Accattone: O el mundo acaba conmigo o yo acabo con el mundo. Su grupo de amigos está formado por ladrones y otros chulos que piensan, al igual que él, que el trabajo es una vulgaridad, una blasfemia, aunque todos estén machacados por el hambre y la pobreza. Accattone tiene algo que lo diferencia de los demás: no teme a la muerte. Una muestra de esto es que no tiene ningún problema en tirarse al río después de comer (algo que los demás consideran una locura) por una apuesta. Antes de hacerlo un amigo le pregunta: ¿Y qué quieres que pongamos en tu tumba? Él contesta: Si no lo veo, no lo creo. Tras sobrevivir, uno del grupo comenta: ¿Quién se ha llevado a Barberone? ¿Jesús o el Diablo? (Barberone era un conocido que había muerto en el río por una apuesta similar, pero según Accattone, por cansancio, no por un corte de digestión, un miedo infundado del que él se burla).

 

 – Franco Citti

 

Accattone, que había abandonado a su mujer y a sus hijos hace años, vive con su novia Maddalena (Silvana Corsini), que trabaja para él como prostituta, en casa de Nannina y sus hijos. Una noche Maddalena recibe una paliza de unos napolitanos y al día siguiente en comisaría denuncia a unos chicos que no habían tenido nada que ver con la agresión. Ella es encarcelada por acusación indebida. Sin Maddalena, Accattone se ve abocado a la pobreza absoluta. Desesperado, recurre a su mujer para conseguir algo de comida pero ésta lo rechaza. Poco antes había conocido a Stella (Franca Pasut), una joven indefensa e inocente que despierta un fuerte interés en él. Cuando vuelve a verla la sigue para volver a hablar con ella para que comience a confiar en él. Le promete regalarle un vestido nuevo y unos zapatos al día siguiente (para comprar los zapatos, Accattone roba una cadena de oro a su propio hijo, que ni siquiera lo reconoce). Él declara su amor a Stella, aunque su verdadero objetivo es que ésta sustituya a Maddalena como prostituta para ganar algo de dinero que le permita sobrevivir. Es muy difícil no ser egoísta cuando estás en el infierno.

 

 – Fotograma

 

Stella empieza a hacer la calle casi sin enterarse (aparentemente) y a disgusto. Es entonces cuando Accattone se da cuenta de que la quiere y busca otra solución económica antes de que Stella se acueste con otros hombres. En una escena en la que Stella se va con un hombre adinerado, Accattone se emborracha y acaba en el río mojándose y embadurnando su cara de tierra. Parece un monstruo, que es como realmente se ve a si mismo. Se instalan en la casa de Nannina y en contra de sus ideales decide ponerse a trabajar. El primer día de trabajo casi se muere por agotamiento, no está hecho para eso. Cuando regresa a casa y se acuesta, tiene un sueño premonitorio que también refleja un cambio en su vida. En el sueño, sus amigos, llamándole Vittorio (algo que nunca hacían), le dicen que Accattone ha muerto y que vaya con ellos al funeral.

 

Al día siguiente él y dos amigos roban mortadela de un camión y la policía los detiene al momento. Accattone sale corriendo, roba una moto y escapa. En su breve huida tiene un accidente y muere. Sus últimas palabras, cuando está tirado en el suelo, son: Ahora estoy bien.

 

Accattone es un tipo duro, capaz de realizar los actos más deleznables con la excusa de que su vida es una penitencia constante que lo arrastra a la condición de pordiosero. Uno de los personajes más controvertidos de la historia del cine italiano.

 

Ya no se puede vivir en este mundo, es necesario sacar siempre las uñas. Me es imposible creer que mi vida acabe así. No puedo permitirlo y me da lo mismo que se hunda la tierra. – Accattone.

 

El escritor gallego Eduardo Blanco Amor publica en Buenos Aires, en 1959, la novela A Esmorga, que presenta grandes similitudes con Accattone (barrios marginales y personajes condenados a un destino trágico). Fue llevada al cine con el título de Parranda en 1977, bajo la dirección de Gonzalo Suárez. En 2014, Ignacio Vilar hizo una nueva adaptación cinematográfica de la novela.

 

 – Accattone

 

Mi recomendación musical de esta semana es el tema Amor de compra y venta de Los Chichos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *