NEGATIVO GANADOR: El existencialismo en el cine

Y si no eres quién crees ser?
Blade Runner

 

 

– Blade Runner

 

Philip K. Dick, uno de los más grandes de la literatura de ciencia ficción, no tuvo la suerte de recibir este reconocimiento en vida, una vida marcada por la temprana muerte de su hermana melliza, las drogas, las alucinaciones y la paranoia. Poco después de su muerte (1982), obtuvo la consideración que merecía, gracias, en buena medida, a la gran cantidad de adaptaciones cinematográficas que se hicieron a partir de sus novelas y relatos. Algunos ejemplos son: Total Recall (1990), de Paul Verhoeven, Minority Report (2002), de Steven Spielberg, Paycheck (2003) de John Woo o A Scanner Darkly (2006) de Richard Linklater. Pero fue la adaptación de su novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968), llevada a cabo por Ridley Scott en 1982, la que se convirtió en todo un referente del cine americano de los años ochenta, Blade Runner.

 

A principios del siglo XXI, la TYRELL CORPORATION desarrolló un nuevo tipo de robot llamado NEXUS, un ser virtualmente idéntico al hombre y conocido como replicante. Los replicantes NEXUS 6 eran superiores en fuerza y agilidad, y al menos iguales en inteligencia, a los ingenieros de genética que los crearon. En el espacio exterior los replicantes fueron usados como trabajadores esclavos en la arriesgada exploración y colonización de otros planetas. Después de la sangrienta rebelión de un equipo de combate de NEXUS 6 en una colonia sideral, los replicantes fueron declarados proscritos en la Tierra bajo pena de muerte. Brigadas de policía especiales con el nombre de Unidades de Blade Runner, tenían órdenes de tirar a matar al ver a cualquier replicante invasor. A esto no se le llamó ejecución. Se le llamó retiro.

 

– Fotograma

 

Así comienza Blade Runner, un relato que transcurre en Los Ángeles en 2019. La cinta de Scott mezcla a la perfección los rasgos que definen el género de ciencia ficción y el cine negro. La estética de un mundo oscuro iluminado por focos, por combustiones producidas en altos edificios y repleto de coches voladores y naves con grandes pantallas publicitarias marca un antes y un después en la ciencia ficción. La música de Vangelis funciona a la perfección para crear una atmósfera futurista y envolvente. Rick Deckard (Harrison Ford) es un Blade Runner, un cazador de replicantes. El personaje está caracterizado como un detective de cine negro (no hay muchas diferencias entre él y Philip Marlowe, personaje detectivesco del escritor Raymond Chandler, interpretado en varias películas por Humphrey Bogart o Robert Mitchum, entre otros). La noche, el humo, los bares, la lluvia… también recuerdan el cine de Fritz Lang o Michael Curtiz.

 

– Harrison Ford

 

La película plantea ideas muy acertadas de cómo será el futuro: la creación de vida artificial (el avance de la ingeniería genética), el cambio climático (nieva en Los Ángeles), la superpoblación y la mezcla de culturas (los chinos están por todas partes) o la total invasión publicitaria.

 

A Deckard le es encargada la misión de eliminar a cuatro replicantes que se han rebelado y han vuelto a la Tierra: dos hombres y dos mujeres. Éstos han regresado para obtener respuestas sobre su existencia: fecha de nacimiento, morfología, longevidad,… Deckard va a hablar con el Doctor Tyrell y éste le comenta que los replicantes más avanzados han aprendido a desarrollar emociones por sí mismos. Le pide que realice el test de identificación con su ayudante, Rachel (Sean Young). Él descubre que ella es también una replicante y el Doctor le dice que se trata de un experimento, que ella no sabe que lo es porque han implantado recuerdos en su cerebro y le han proporcionado supuestas fotos de su infancia, le han otorgado un falso pasado. Rick y Rachel se enamoran.

 

– Sean Young

 

 

Cuando Deckard mata a la primera replicante en busca, Zhora, el jefe de policía

Bryant le anuncia que también tendrá que matar a Rachel, que hasta hace poco ni siquiera ella sabía que era replicante. Cuando se encuentra con Leon, otro de los replicantes, éste está a punto de matarlo pero aparece Rachel y lo salva. Pasan la noche juntos.

 

Roy Batty, el líder de los replicantes rebeldes, interpretado por el poeta Rutger Hauer, cuyas improvisaciones convirtieron Blade Runner en una obra de culto, consigue llegar hasta el Doctor Tyrell, su creador.

 

 

-Batty: No es fácil conocer a tu creador. ¿Puede el creador reparar lo que ha hecho?

– Tyrell: ¿Qué es lo que te preocupa?

-Batty: La muerte.

 

 

El Doctor Tyrell le dice que es el hijo pródigo. Que es el ser más perfecto. Aquí están presentes las teorías del Superhombre de Nietzsche y las locas ideas sobre la supuesta raza aria de la que hablaba Hitler. Roy acaba matando al Doctor de una forma bastante representativa: le hunde los ojos con sus dedos en las cuencas oculares.

 

Mientras tanto, Deckard localiza a Pris (Daryl Hannah), otra de las replicantes y la mata. Aparece Roy y ambos se enfrentan en una violenta pelea. Como método de seguridad, los replicantes habían sido creados con fecha de caducidad: 4 años. Cuando parece que el Blade Runner está perdido, Roy comienza a morir, pero antes pronuncia una de las mejores frases que nos ha dejado el séptimo arte:

 

 

 

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais:
atacar naves en llamas más allá de Orión…
He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser…
Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. 
Es hora de morir.”Rutger Hauer

 

– Rutger Hauer

 

 

Ha cumplido su misión. Gaff, un policía, le recuerda:

 

  • Gaff: Ha hecho un buen trabajo.

  • Deckard: He acabado.

  • Gaff: Lástima que ella no pueda vivir pero, ¿quién vive?

 

 

Él va rápidamente a buscar a Rachel para escaparse con ella. Cuando están saliendo de la casa, ella pisa una figurita de papel de un unicornio. Rick la coge y la mira. Él tenía recuerdos e imágenes en su cerebro de un unicornio corriendo por el bosque. Esto le hace darse cuenta de que puede que él también sea un replicante. Queda poco tiempo. Ambos desaparecen tras las puertas del ascensor que los lleva a un destino del que ya no quieren saber nada.

 

 

– Fotograma

 

 

 

La canción Strange World de los Iron Maiden es mi recomendación musical de esta semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *