NEGATIVO GANADOR: El existencialismo en el cine

Sin cerrar los ojos. Taxi Driver

 

 

Paul Schrader es uno de los guionistas más exitosos y reconocidos de la historia del cine americano. Ha escrito los guiones originales de The Yakuza (1975), de Sydney Pollack, La costa de los mosquitos (1986), de Peter Weir o las dos obras maestras de Martin Scorsese, Taxi Driver (1976) y Toro salvaje (1980).

 

– You talkin’ to me?

 

 

Taxi Driver es la historia de Travis (Robert De Niro), un ex combatiente de Vietnam que conduce un taxi día y noche debido a su insomnio. El nombre de Travis es un guiño al personaje de Malcolm McDowell en If… (1968), película de Lindsay Anderson y todo un referente para Scorsese y Schrader. En su taxi, Travis recorre las calles de Nueva York, observando y despreciando de cerca el submundo que completa la gran ciudad, consecuencia indirecta del hipócrita sistema americano. Por la noche salen bichos de todas clases: furcias, macarras, maleantes, maricas, lesbianas, drogadictos, traficantes de drogas… tipos raros. Algún día llegará una verdadera lluvia que limpiará las calles de esta escoria. – Travis.

 

La música jazz y los principios morales del protagonista nos trasladan sutilmente a la represiva década de los 50 de Eisenhower. Travis es un hombre que odia el mundo en el que vive y que no soporta ver la plaga de “malos americanos” que infestan las calles de la noche neoyorquina (se aprecia un claro rechazo a los residuos que han quedado de la moda hippie). Es un personaje misterioso y asocial: La soledad me ha perseguido durante toda mi vida, por todas partes: en los bares, en los coches, en las aceras, en las tiendas, por todas partes. No tengo escapatoria, soy un hombre solitario. A través de un diario va desvelando su forma de ver la realidad y la estrategia de su auto-asignada misión. La rutina se rompe el día que descubre a Betsy (Cybill Shepherd): Era como un ángel aparecido en medio de aquel sucio maremágnum. Se gustan y consigue una cita con ella pero no sabe tratarla y la pierde. Su frustración aumenta: Ahora me doy cuenta que ella es ni más ni menos como las demás, fría y distante. Hay mucha gente así, mujeres en su mayoría, forman como un gremio.

 

Cansado ya de existir, la aparición de Iris (Jodie Foster) en su vida le hace recordar que él es un hombre dispuesto a luchar hasta la muerte contra todo lo que considera injusto. Iris es una prostituta de trece años manipulada y maltratada por un chulo llamado Sport (Harvey Keitel). Es víctima de un ser que representa todo lo que Travis odia: Es el sujeto más despreciable del mundo y alguien tiene que darle una lección. Es la escoria de la tierra, es el más, el más repugnante parásito que he visto. (Travis refiriéndose a Sport).

 

– Robert De Niro

 

Travis se arma hasta los dientes (el culto a las armas nos lleva otra vez a los 50 y nos recuerda que el protagonista es una persona incapaz de adaptarse a su entorno social) y decide actuar: Escuchad imbéciles de mierda, aquí hay un hombre que va a cortar por lo sano […]. Un hombre que va ha hacer frente a la chusma, a la prostitución, a las drogas, a la podredumbre, a la basura… que acabará con todo eso. La escena en la que habla y practica ante el espejo es un reflejo de sus intenciones, entre las cuales está la de acabar consigo mismo (se dice a sí mismo en el espejo: Estás muerto).

 

Se prepara para la guerra. Se hace una cresta como los sioux, se pone gafas de sol y se viste una chaqueta militar que esconde todas sus armas. Decide atentar contra el senador Palantine (uno de los verdaderos responsables de los desajustes sociales) pero no lo consigue y va a por Sport y los suyos para salvar a Iris.

 

– Fotograma

 

El personaje de Robert De Niro en Taxi Driver, debido a su carácter autodestructivo y a su condición (ligeramente disfrazada por unos ideales conservadores y religiosos) de antitodo, es un claro precursor del nihilismo punk. La cresta que lleva en el tiroteo final se convierte en uno de los referentes y estandartes estéticos de los punkies más cañeros y violentos de los años 80. El momento en el que Travis, con su cresta, dispara en el estómago a Sport (lleva una indumentaria más o menos hippie), es una imagen icónica que refleja de forma visionaria el posterior desprecio que mostrarán los punkies hacia los hippies.

 

Mi recomendación musical, acorde siempre con el mensaje de la cinta comentada en el artículo, es la canción Anti todo de Eskorbuto.

 

Pasada la matanza para liberar a Iris, el suicidio le es negado a Travis por falta de munición. Una vez interpretado su papel de mártir (escena del sofá en la que hace el gesto de dispararse en la sien con la mano), se recupera de sus heridas y es considerado un héroe americano por todos, algo que necesitaba desde que había regresado de Vietnam.

 

 

Yo soy el hombre; he sufrido; estaba allí. – Walt Whitman.

 

 

– Taxi Driver

 

 

 

 

Duarte Caseiro Vázquez

2 pensamientos sobre “NEGATIVO GANADOR: El existencialismo en el cine”

  1. Estoy imprimiendo todos tus artículos de las películas sobre las
    que hace crítica, aunque hace mucho que no voy al cine, los
    guardo para cuando tenga ocasión de verlas, puesto que tus
    comentarios me ayudan a descifrar el contenido y el mensaje
    del director.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *