NEGATIVO GANADOR: El existencialismo en el cine

Enfrentándose al destino. Easy Rider

 

 

En 1969, el actor Dennis Hopper dirige Easy Rider (Buscando mi destino), una road movie que traza la senda de los sentenciados a muerte injustamente por escoger una vida que no atraviesa el camino impuesto.

 

Wyatt (Peter Fonda) y Billy (Dennis Hopper), dos moteros de Los Angeles, emprenden un viaje por el sur de Estados Unidos con destino al Carnaval de Nueva Orleáns. Para financiar el trayecto recurren al tráfico de cocaína en la frontera con México. Durante su aventura se encuentran con diversos personajes que retratan las diferentes formas de afrontar la realidad que existe en la América de los 60: hostiles individuos que habitan los pueblos, un abogado alcohólico, un hippie autoestopista, dos prostitutas o un ranchero con familia numerosa.

 

Peter Fonda y Dennis Hopper

 

Los dos protagonistas representan la necesidad de libertad, la rebeldía incomprendida, lo auténtico. Sólo se sienten como en casa bailando en sus motos por carreteras desiertas a ritmo de Steppenwolf, The Byrds, Jimmi Hendrix o The Band, rumbo a improvisadas experiencias. Escapan de una existencia limitada por ideas establecidas. No existe entendimiento alguno entre ellos y la sociedad retrógrada de los estados del sur del país que los repudia de forma explícita, pero tampoco están a gusto en una comuna hippie donde reciben un trato distante y poco amable. En el fondo, los hippies, igual que los conservadores habitantes de los pueblos o los acomplejados policías, ven a Wyatt y a Billy como unos salvajes. El film critica la falsedad que acompaña a ciertos ideales del movimiento hippie y la pérdida de libertad individual que supone el pertenecer a una comunidad con normas, sean del tipo que sean.

 

Fotograma

 

Easy Rider trata el tema de la autenticidad y del miedo que causa en quienes no la conocen. George Hanson (Jack Nicholson), un abogado alcohólico que es aceptado por la sociedad pero que es incapaz de adaptarse a ella, conoce a Wyatt y a Billy en el calabozo de la comisaría de un pueblo y, tras ayudarles a salir, decide dejarlo todo e irse con ellos. No les dais miedo vosotros, le da miedo lo que representáis para ellos. Lo que representáis para ellos es la libertad. Sí, desde luego, todo el mundo quiere ser libre, pero una cosa es hablar de ello y otra muy diferente es serlo. Es muy difícil ser libre cuando te compran y te venden en el mercado. Claro que no les digas nunca jamás que no son libres porque entonces se dedicarán a matar y a mutilar para demostrar que lo son. Sí, sí, están todo el día dale que dale y dale que dale con la libertad individual y ven un individuo libre y se cagan de miedo. (George dirigiéndose a Billy).

 

Jack Nicholson

 

Cada nueva escena se presenta mediante un montaje intermitente al final de la escena que la precede. Esto remite a una predestinación de los acontecimientos. Cuando Wyatt lee en la pared del prostíbulo la frase “La muerte elige la reputación de un hombre y determina si es buena o mala”, aparece durante un segundo la imagen de una moto en llamas. La escena del cementerio con las dos prostitutas es la crónica de una muerte anunciada en clave de LSD.

 

Debido a su paralelismo con el mensaje de la película, la canción que recomiendo esta semana es Hijos de Caín de Barón Rojo.

 

El final del relato es un reflejo de cómo los cobardes e incultos que tienen el poder terminan de forma rápida y despiadada con cualquier indicio de pensamiento individual que les molesta.

 

– Easy Rider

 

 

 

Get your motor runnin’

Head out on the highway

Looking for adventure

In whatever comes our way.

 

(Deja correr tu motor

Adelante en la carretera

En busca de aventura

Y lo que venga en nuestro camino.)

 

Born To Be Wild Steppenwolf

 

 

 

 

Duarte Caseiro Vázquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *