NEGATIVO GANADOR: El existencialismo en el cine

Cuando ya no hay vuelta atrás. Los siete magníficos.

 

Los Siete Magníficos

 

Los siete magníficos (1960) es la película, junto a La gran evasión (1963), que convirtió a John Sturges en uno de los mejores cineastas americanos de la década de los 60. Es un remake de Los siete samuráis (1954) de Akira Kurosawa. La diferencia entre las dos versiones es que Los siete magníficos trata de forma más explícita los aspectos existencialistas que caracterizan al hombre solitario.

En este magnífico Western, siete experimentados pistoleros deciden ayudar a unos pobres mexicanos que son continuamente saqueados por unos bandoleros liderados por Calvera (Eli Wallach), el típico tirano con seguidores. Estos siete héroes, liderados por Chris (Yul Brynner), aceptan la misión, no por dinero, sino simplemente por seguir siendo ellos mismos, algo que echaban en falta. Esto les lleva a una batalla a fuego abierto en la que cada uno cuidará su propio destino. La secuencia en la que se presenta a Chris y a Vin (Steve McQueen), protagonistas del relato, es sublime, ya que define a la perfección la personalidad de cada uno y su actitud ante la vida, algo que ambos comparten.

 

Yul Brynner y Steve McQueen

 

Chris opta por aceptar la difícil misión que le ofrecen los mexicanos ya que ésta, igual que para el resto de compañeros que lo siguen, supone un reto a nivel personal. El amor propio y la nostalgia de la amistad medio olvidada son motivos más importantes para ellos que la mísera y simbólica recompensa económica que ofrecen los oprimidos por sus servicios.

 

Los siete magníficos es un alegato inconformista, que antepone el pensamiento individual a los valores sociales impuestos. Sus protagonistas no le tienen miedo a la muerte, sino a la vida y a las responsabilidades afectivas que ésta conlleva. Es por ello por lo que prefieren seguir siendo cowboys solitarios y tristes antes de enamorarse y crear un hogar. Les asusta la idea de llegar a ser felices. Tienen claro cual es su destino. Es un film que trata los múltiples y diferentes miedos que tienen los seres humanos.

 

Son hombres que no admiten la derrota, que no están dispuestos a rendirse nunca (Para sobrevivir hace falta resistencia, que es más importante que la verdad. H.C. Bukowski). Son personas capaces de llegar hasta el final por sus ideales.

 

Calvera: No comprendo como un hombre como usted se dedique a esta clase de trabajos.

Vin: Conocí en El Paso a un individuo que un día se desnudó y saltó sobre unas matas de cactus. También le pregunté por qué.

Calvera: ¿Y qué dijo?

Vin: Que entonces le había parecido una buena idea.

 

La barrera más dura de cruzar para estos héroes es la adaptación a lo que se considera una vida acomodada y tranquila, por eso tienen claro que su lucha no va por ahí. Chris: Resolver problemas no es asunto nuestro. Vin: Lo nuestro es el plomo.

 

Ésta no es más que la eterna historia de los perdedores que nunca se rinden. Sólo ellos han ganado. Nosotros no, como siempre (Chris refiriéndose a los mexicanos).

 

Los magníficos se enfrentan a un mundo en el que sus valiosos valores respecto a la lealtad y a los principios morales ya no tienen sentido práctico. La mayoría de la gente es tonta por eso, porque se olvida de quien es. […] Quizás, esa sea la diferencia, que yo, nunca olvido quien soy. La experiencia y la juventud llegan a un acuerdo que simboliza la necesidad de unión de fuerzas a la hora de luchar contra un mismo objetivo. Este relato habla también de la crueldad del paso del tiempo y su difícil aceptación.

 

Esta semana os recomiendo que escuchéis el tema Pacto entre caballeros de Joaquín Sabina.

 

Reparto de Los siete magníficos

13 pensamientos sobre “NEGATIVO GANADOR: El existencialismo en el cine”

  1. Vi la película hace muchísimos años y desde luego Yul Brinner siempre me pareció que era una actor como la copa de un pino.
    Es una importante reflexión la que haces sobre la película en el
    plano existencialista y muy documentada.

  2. Además de los acertados comentarios de Duarte, me gustaría añadir las espléndidas actuaciones de grandes actores además de Brynner y McQueen, entre otros y por destacar solo a uno de mis favoritos, Elli Wallach, el magnífico secundario de tantas películas, ahora mismo recuerdo Mystic River. Muchas gracias, Duarte, por recordarnos un género tan olvidado hoy día pero que ha contribuido con auténticas joyas como Los 7 magníficos.

  3. Vi la original de Kurosawa, pero ésta aún no y la verdad después de esta critica estoy deseando hacerlo. Si me gusta la mitad que La gran evasión ya merecería la pena. Y vaya reparto!!

  4. Una magnífica apreciación de los valores quee stán en juego en este excelente remake. Al final, la originalidad consiste en repetir a tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *