CRÍTICA DE “GATE OF HELL”

Cinema is a hybrid art form, composed of performance and sound, narrative and decor”

 

Película del año 1953, Gate of Hell fue una de las primeras películas en color producidas en Japón. Dirigida por Teinosuke Kinugasa, director veterano del cine mudo japonés, que cuenta con más de 100 películas y que ha sido galardonado en varias ocasiones en el festival internacional de Cannes. Gate of Hell logró conseguir el Oscar a mejor película extranjera y mejor diseño de vestuario.

 

 

 

Gate of Hell cuenta una historia de amor, honor y guerra en el año 1160 durante la Rebelión Heiji en Japón. El amor de una mujer con su marido se ve amenazado por un guerrero cuando este se enamora de ella e intenta todo lo posible para separarles. El honor, no solo del guerrero ante su maestro y amo cuando la traición está cerca, sino de cómo este honor es frágil ante la impotencia del hombre ante la belleza de la mujer. Y la guerra, no solo física, si no psicológica, que cada uno de los personajes tendrá que luchar para mantener la sanidad ante las acciones de los demás.

 

Esta película tiene un personaje principal visual, el color. El diseño minimalista y saturado de los vestidos da un impacto visual a la película impresionante. No solo es bello sino que nos cuenta más sobre la historia y nos hipnotiza creando una conversación entre ellos. Kinugasa busca y encuentra inspiración para los colores en las pinturas y artes gráficas japonesas. El principio de la película es un plano de un emakimono (rollo con pinturas típico japonés) que no solo nos contextualiza si no que ya nos introduce estos colores vivos como el oro, morado, verde, rojo y azul, que estarán presentes durante toda la película.

 

 

Desgraciadamente, esta película ha sido olvidada a pesar de estar reconocida con dos premios de la Academia. Puede ser que sea por el desgaste de las copias existentes que le han quitado el color debido a paso del tiempo y a la calidad del negativo. Afortunadamente la compañía Criterion ha logrado encontrar una copia restaurada en donde los colores están más vivos que nunca y en donde se puede disfrutar de esta maravillosa película como debe ser vista.

 

Stanilsas Córdova

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *