NEGATIVO GANADOR: Cine polémico

DE HOMER SIMPSON A RICK SÁNCHEZ

 

En la actualidad, la gente es más perezosa, más tacaña y más gilipollas. Prefieren repantigarse en el sofá o en su silla del ordenador y ver lo que ofrece la pequeña pantalla, que ir al cine y disfrutar de una película como Dios manda refugiándose en la excusa de que el cine es muy caro (dicen los que se gastan setecientos euros en un reloj solo porque detrás tiene el símbolo de una manzana mordida).

 

Pero esta extrema sedentaridad (creo que no existe esa palabra), ha dado lugar a un crecimiento masivo de la ficción el televisión. Si bien hace quince años, Estados Unidos producía una media de cincuenta series al año para un publico mundial de cien millones; actualmente produce más de cuatrocientas para un público que supera los mil quinientos millones.

 

Y cuantas más series, más diversidad. Y cuanta más diversidad, más diversidad de opinión. Y cuanta más diversidad de opinión, más polémica. Claro que sí, eso es de lo que hablamos aquí, ¿No?

 

Un género que se ha disparado es el de la animación para adultos. Los Simpson (1987-actualidad) de Matt Groening son los decanos de este género. No era común ver a seres animados tratando temas tan tabú y, claro, se ganaron sus buenas críticas en capítulos sobre la homofobia o sobre la imagen que dan de algunos países que visita la familia amarilla como Cuba o Brasil. Nada más lejos de la realidad, Los Simpson es una serie muy inteligente que solo quiere retratar a la familia media americana y lo que muestra es la visión que tiene ese sector del mundo entero.

 

Pasoooo que voy ardiendoooo.

 

Pero los tiempos pasan y, como en todo grupo de amigos, siempre hay uno que suelta una burrada más gorda que el anterior. Así llegamos a dos series nuevas que muestran un nuevo nivel de polémica. Por un lado, la más irreverente, South Park (1997-actualidad) de Trey Parker y Matt Stone. En esta serie ya no se andan con tonterías. Empieza con un cartel anunciando lo jodidamente polémica que va a ser y aconsejándonos que no la veamos. Nunca busca emocionar, ni dar lecciones, es puro humor gamberro, el sueño de todo niño. A mi no se me dejaba verla en su día, ‘’La ponen muy tarde’’ solía decir mi madre.

 

El efecto de las setas

 

Por otro lado, más similar a Los Simpson, llega la serie más criticada, prohibida y denostada de los Estados Unidos, Padre de familia (1999-2003, 2005-actualidad) de Seth MacFarlane. La gente parecía haberse tranquilizado con la serie de Matt Groening pero, si a algo no le gana nadie a MacFarlane es a polémica. Una especie de Ricky Gervais que tuvo a bien emborracharse tanto una noche, que a la mañana siguiente perdió el avión que le iba a llevar a Los Ángeles, cuando se levantó se enteró de que ese avión había chocado contra la torre norte de World Trade Center. Al parecer al destino le hace gracia Padre de Familia. Es una serie que sin ningún tipo de pudor presenta a sus protagonistas como seres racistas, machistas y muchas más cosas acabadas en –istas que no están muy bien vistas. O sea, que te puedes esperar de una serie que en el primer capítulo ya anuncia una futura colección de intentos de parricidio por parte de un bebe de un año hacia su madre. Años cancelada, con capítulos censurados (fácilmente localizables en internet) y con una innumerable cantidad de amenazas de muerte hacia el creador. Definitivamente Padre de familia, llegaba ahí donde no podían llegar Los Simpson y donde South Park se pasaba de gamberra.

 

Los episodios en los que Los Simpson podían enloquecerse un poco más era en sus especiales de Halloween, los personajes protagonistas podían morir o hacer cosas que de normal nunca harían. En Padre de familia todos los capítulos son Halloween. Pero si hay unos episodios en los que esta serie crea un nuevo universo, son las aventuras de ciencia ficción que protagonizan Stewie y Brian. Como una especie de Mr Peabody y Sherman (1959-1964) macabro. Ojalá hubiese una serie de animación para adultos que todos los capítulos fuesen aventuras espaciales. Ah, espera. Ya existe.

 

La serie en cuestión es el último capítulo hasta la fecha de la evolución de la animación para adultos en televisión. La serie es Rick and Morty (2013-actualidad) de Dan Harmon y Justin Roiland. El resumen de la serie sería que Rick Sánchez, es un genio, un científico loco que vuelve a casa de su hija para vivir con ella y su familia. La familia la forman la hija de Rick, Beth que forma un matrimonio a punto de divorcio en todo momento con Jerry. Y sus dos hijos, Summer y Morty.. Rick entabla amistad con Morty y decide convertirlo en su acompañante en todos sus viajes por el universo. Ah bueno, olvidé mencionar que RICK ES UN ALCOHÓLICO SÁDICO CON CIRROSIS CRÓNICA.

 

 

La serie, plagada de referencias culturales en cada capítulo, goza de una libertad total de guion. Tras establecer las reglas del juego en el episodio piloto, dejó claro que cualquier cosa podría pasar dado que la ciencia ficción forma parte de su día a día. Una especie de Regreso al futuro ciberpunk, es actualmente una de las series de más éxito en Adult Swim, un canal especializado en series de animación para adultos. Calificado por muchos como un Cartoon Network bizarro.

 

En fin. Puede que la sociedad actual sea más gilipollas, y que vivamos en un tiempo en el que todo está mal visto, todo es machista y todo el mundo es censor. Pero aún quedamos un pequeño grupo de sibaritas del humor negro, la sangre animada y los chistes malos, que nos deleitamos con este tipo de series.

 

 “A veces la ciencia es más arte que ciencia, mucha gente no entiende eso”. Rick Sánchez (Rick and Morty)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *