ANÁLISIS DE “MELANCOLÍA”

The earth is evil. We don’t need to grieve for it”

 

 

Lars Von Trier nos ofrece uno de sus films más íntimos y alegóricos. Ha confesado en reiteradas ocasiones sus luchas con la depresión y otros trastornos psíquicos que atormentaron al director y que sirvieron de inspiración para crear las películas más polémicas de los últimos años y que conforman La Trilogía De La Depresión. Él mismo advierte a sus actrices estelares que van a interpretar al mismo artista. Pese a que el trabajo de Lars von Trier se caracteriza por el reflejo sórdido de la condición humana e incluso sádico, Melancholia, no siendo una excepción, nos transmite una imagen apocalíptica completamente alejada de la hollywoodense y completamente cercana a la visión lírica tarskovkiana, a quién ha rendido varios homenajes es sus trabajos. En este film, el director aborda la depresión melancólica de una de la protagonista, Justine y de su hermana Claire, paralelamente, el acercamiento del planeta Melancholia a la tierra.

 

 

El primer Capítulo se centra en Justine, interpretada por Kristen Dunst. En la misma portada ya podemos notar una referencia a un personaje shakespeariano, Ofelia, obra de John Everett Millais; este personaje tanto como Hamlet, representaron la enajenación como resultado de la aflicción profunda. Sin duda vemos desde los primeros minutos en Justine actitudes que no se corresponden con la alegría que se esperan en una boda, es más, la exuberancia que ésta transmite nos da una sensación aún más ruin y disonante ante los sentimientos de la novia.

 

Pero, ¿a dónde mira la novia? Para analizar de forma más exhaustiva el principal tema del film, o sea, la melancolía, he considerado citar la definición freudiana de esta como patología “La melancolía se caracteriza por sentimientos de angustia constante, pérdida de interés por el mundo exterior, la alteración de funciones como el apetito y el sueño, acompañadas de una insistente auto-condena y búsqueda de castigo. Surge a partir de un sentimiento de perdida, esta pérdida se escapa de la consciencia del individuo; el objeto perdido, no es reconocido por el melancólico, ni lo que con él ha perdido.” Vemos a Justine, definitivamente, buscando algo, algo que se escapa de la visión de los presentes, que la sume en la inestabilidad, su mirada se centra en Melancholia, se identifica con ella.

 

 

En la segunda parte nos encontramos con la segunda protagonista Claire, interpretada por la brillante Charlotte Gainsbourg y, cuyo personaje evoluciona notablemente en la segunda parte del film. En la primera parte la vemos distante a nuestro principal personaje, Claire forma parte de ese grupo que presiona a Justine para adaptarse a la situación, sin duda desde un punto afectuoso pero a la vez egoísta. Desde el principio vemos las diferencias entre las dos hermanas, la inconsistencia de Justine y la naturaleza estructurada incluso materna de Claire, no obstante, en la segunda parte, ya no es un personaje seguro que mantiene el control de todas las situaciones, ahora sufre un ataques de pánicos, el paso del planeta por la tierra ha detonado en Claire todos sus miedos y a su vez su carácter más fuerte. Nos puede llamar la atención una de las frases mencionadas por John, marido de Claire “Melancholia is going to pass right in front of us, and it’ll be the most beautiful sight ever”.

 

Lars von Trier ha manifestado repetidamente, y más en sus películas, su rechazo, o al menos hastío, hacia las típicas formulas con las que se tratan a los que sufren trastornos psicológicos, esta idea de superación, que se traduce como “todo estará bien, y esto te va ayudar” es representado con escepticismo e incluso ironía por parte del director, y adquiere un carácter aún más mordaz cuando vemos que es el mismo John el primero en acobardase con un final mucho más patético que el que los demás personajes.

 

El contraste entre la reacción de Justine y Claire ante el inevitable colapso de los dos planetas es remarcable. Justine declara “I know things”, su actitud muestra completa indiferencia hacia el trágico final, he incluso notamos cierto aire de espera. En una de las imagines más memorables del film; ella desnuda observando Melancholia, en la que notamos otra vez esta conexión con lo que el planeta significará. Esta actitud perturba a Claire, sin embargo, al contrario de lo que supondríamos, vemos en Justine una actitud mucho más realista cuando Claire le manifiesta sus ideas románticas de como esperar la coalición de los dos planetas.

 

El desenlace es delicado, posiblemente una de las escenas más afables en la cinematografía de Lars von Trier, la familia se refugia de la mano en la cueva mágica hecha de unos pocos palos, la tierra empieza convulsionar, la mirada de Leo permanece serena e inquebrantablemente inocente, la de Justine se muestra un poco perturbada sin embargo a la vez representa un caracter catártico, y la de Claire el mismo horror y sufrimiento que la amenazaba desde el principio.

 

En la “Trilogía de la depresión” Lars von trier retrata la percepción autodestructiva en los seres humanos. En la segunda, Melancholia, encontramos el estado de inhibición como principal fuente, la destrucción como elemento externo que, sin duda, tiene relación intrínseca con la vida de los personajes. Pese a ser una de las películas del director con mejor recepción y menos polémica, podemos decir que esto no se debe a su profundidad simbólica y psicológica sino, más bien, a sus grandes actuaciones y la accesibilidad al público general que muchas veces aliena la esencia más importante del film.

 

Carolina Kuzeluk

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *