NEGATIVO GANADOR: Los secundarios de Hitchcock

HITCHCOCK

Los secundarios de sus películas.

 

Hoy: Falso Culpable (1956)

 

 

“Les habla Alfred Hitchcock. Anteriormente les he ofrecido muchas películas de suspense pero esta vez quiero presentarles un tema distinto. La diferencia consiste en que esta se basa en una historia verídica del principio al fin, a pesar de ello contiene hechos más extraños que los de toda la ficción de las emocionantes películas que he realizado hasta ahora”.

 

Alfred Hitchcock en la dirección, Henry Fonda interpretando el papel protagonista de esta adaptación llena de falsas apariencias que reproduce fielmente un suceso real y Vera Miles (Rosa Balestrero) como mujer de Fonda en esta ficción, donde su personaje va tornándose más demente con cada escena, hasta casi saltar del precipicio que la transportaría directamente hacia una locura constante.

 

La mezcla resultante da lugar a un buen cóctel que como en casi todas sus películas, entretiene a la vez que interesa por su contenido, pero sobretodo por la forma en que se muestra y por el punto de vista de un hombre acusado de un crimen cometido por otro. Y en este caso no podía ser de otra forma. La historia de Manny Balestrero (Henry Fonda) debía ser contada de forma subjetiva, solo variando el punto de vista cuando la que lleva la carga dramática comienza a ser su mujer por no ser capaz de afrontar ni superar los hechos que le suceden a su marido. El tema es ya un conocido fetiche del británico director, como dirían los sajones, ya que en otros de sus filmes de trama parecida, nunca empatizamos dramáticamente tanto como con estos dos personajes por las injusticias que les suceden.

 

Los hechos que le acontecieron a un humilde trompetista de Jazz de la oscura Nueva York de los años 50 interesaron a Hitchcock por la carga dramática que tuvieron que soportar este músico, su mujer y su familia, pero precisamente esa era una trampa para Hitchcock ya que se enfrentaba a la idea de no querer separarse de los hechos reales, y su talento para dramatizar escenas rivalizó con esa idea en este filme.

 

Fue en esta producción donde más investigó para intentar alejarse lo menos posible de los hechos que realmente tuvieron lugar y ese hecho remó en su contra.

 

Es el filme que más se acercó en toda su filmografía, al género documental, ya que multitud de escenas están interpretadas por actores no profesionales, en algunas ni siquiera son actores y las que interpretaban Fonda y el resto del elenco, muchas eran imitadas. Es decir, la gente se comportaba como lo hizo en su día, en la comisaría, en el club, etc, y luego los actores imitaban sus movimientos.

 

Los encuadres están compuestos para que Manny, al que el público conoce como inocente, parezca culpable. El dominio de la imagen es el fuerte de Hitchcock.

 

El supuesto “ladrón” espera a recibir noticias sobre su póliza de seguros, pero en realidad aquí comienza su pesadilla.

 

Hitch nos presenta de manera impecable al protagonista ya que con poquísimos planos el espectador conoce a Manny en su trabajo, en la relación que tiene con su mujer y sus hijos, y la situación económica que sufre la familia.

 

Des de el inicio del filme Manny siempre irá escoltado por agentes de la ley, sean policías, detectives, u ocupen el cargo que ocupen, ya que así refuerza la idea de culpabilidad. El solo hecho de ver una persona rodeada de policías sin saber nada sobre él, nos hace pensar que ese hombre es un delincuente. Pues bien, esta es la historia de The wrong man. Injusticias capeadas por personas de buen corazón.

 

El papel básico de los secundarios en este filme es apoyar la idea de falsa culpabilidad de un hombre al que los testigos han confundido con otra persona, y los sucesos que le siguen desde que le detienen hasta que un golpe de suerte consigue esclarecer los hechos, parecen realmente escritos y pensados por alguien que quiere fastidiarle la vida a nuestro protagonista y su familia.

 

El papel de los policías también rema en ese sentido y ayuda a que sintamos más lástima si cabe por un personaje al que la suerte parece haberle abandonado en una cuneta y pisoteado como si un camión le hubiera pasado por encima.

 

Testigos que confunden al bueno de Manny con un atracador ya que se parece físicamente y sus gestos también son parecidos.

 

 

Desde el inicio Hitch nos da pistas sobre qué va a pasarle Manny Balestrero. No le escoltan. Sólo lo parece, ya que ha coincidido su salida del trabajo con la ronda de los policías.

 

 

Hitchcock tenía un gran sentido del humor, y esta historia real parece la más ficcionada y rebuscada de su filmografía porque los sucesos parecen increíbles.

La historia de la película, la vida de Manny parece que la haya escrito un guionista malvado que fustiga a sus personajes y se lo hace pasar mal hasta que consigue llevarlos al extremo. Y por ese motivo visto desde el humor, Hitchcock cree que la vida se ríe de este humilde músico, buen padre y mejor marido. Con este plano lo resume y me despido de vosotros hasta el próximo Hitchcock: Los secundarios de sus películas. Hoy: La sombra de una duda (1945).

 

 

 

Albert Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *