NEGATIVO GANADOR: Cine polémico

AZUL, MARRÓN, ROSA, BLANCO, NARANJA Y RUBIO

 

Me juré cuando empecé a escribir en esta nuestra querida revista online que nunca hablaría de ninguna película del señor Tarantino ya que, dada mi debilidad y mi falta de objetividad hacia este buen hombre, me sería imposible no chuparle el miembro (metafóricamente) en algún momento del artículo. Pero como mi fe no está muy desarrollada supongo que mis juramentos no valen una mierda. Así que ahí va el artículo amiguísimos. Ah por cierto, feliz año.

 

Reservoir Dogs (1992) de Quentin Tarantino.

 

Tarantino hoy en día es uno de los directores con más renombre, y ha conseguido lo que pocos han hecho: Rodar lo que le dé la gana y que sea un taquillazo. La mezcla perfecta entre autoría y comercial. Pero antes de llegar ahí se las vio putas. No todo el mundo comprendió el cine del de Knoxville a la primera.

 

Su primera película, lejos de lo que mucha gente cree, no es el largometraje del que me dispongo a hablar. Se trata de El cumpleaños de mi mejor amigo (1987). Sin duda la mayor mierda que ha parido el tito Quentin. No todo el monte es orégano y esa cabeza antes de dar ideas brillantes dio esta… cosa. En su inicio duraba sesenta y nueve minutos, pero, debido a un incendio, se perdió la mitad de la película, y yo doy gracias por ello. Aunque, tras haber visto toda su filmografía, resulta algo entrañable ver a Quentin con 24 años haciendo el gamba.

 

Reservoir Dogs. Ahora sí. Tarantino se estrena con un film serio y se clava la mejor ópera prima de los noventa, redefine el cine independiente y se convierte en uno de los directores más cool de la actualidad. Siempre acompañado de su mecenas, Harvey Weinstein. Y es que, no se puede hablar del cine de este señor sin mencionar al creador de Miramax. Harvey encontró en Quentin al director que representaría estupendamente a su productora. Y Quentin encontró en Harvey pasta para sus pelis y ningún tipo de censura. Qué de puta madre todo. En fin, al tema.

 

La película trata de un grupo de delincuentes que han sido contratados para atracar una joyería. El trabajo se tuerce de una manera que da a suponer que uno de ellos es un traidor. Los miembros que han sobrevivido deciden reunirse y dar con el delator. Esto sería una sinopsis sin spoilers, pero vaya, que si te gusta el cine y no has visto esta película, recomiendo una Magnum en la sien.

 

Se trata de un guion que Tarantino redactó tras dejas otras de sus obras en la nevera debido a la alta producción que requerían (Abierto hasta el amanecer (1995) de Robert Rodríguez. Con la ayuda de varios productores y la de Harvey Keitel (Quien además protagoniza el largometraje) y la financiación de Richard N. Gladstein el largometraje se consiguió llevar a cabo. Eso sí, el rodaje fue duro y en malas condiciones y el hecho de que Tarantino repitieras varias veces todas las tomas acabó agotando tanto a actores como productores. Se dice que dejo al pobre Marvin Nash (el policía desorejado) toda la noche atado a la silla para que se metiera en el personaje.

 

Algunas de las características del film son su estética la cual mezcla lo retro con la serie B más bizarra, un magistral uso de la música con la cual consigue unos espectaculares títulos de crédito o una delirante escena de tortura a manos de una gran interpretación de Michael Madsen quien encontró en el Señor Rubio al personaje más recordado de su carrera, y los clásicos diálogos del cine de Tarantino que en un momento pueden ser tan triviales como la metáfora de las pollas grandes en Like a virgin mientras que en otro pueden incluso calificar al film de experimental como la escena en la que Tim Roth cuenta su falsa situación con los policías y en un momento dado se ve al propio Roth contando la misma historia dentro de su falsa historia. Otro de los rasgos más característico del film es que, pese a que la película gire entorno a un atraco, en ningún momento observamos imágenes de este, conociendo sus detalles únicamente por los diálogos de los personajes.

 

MICHAEL MADSEN INTERPRETANDO A VIC VEGA AKA EL SEÑOR RUBIO. UN PIEZA DE CUIDADO.

 

Los personajes son otra de las muestras de la capacidad creativa de Tarantino, con personajes con diferentes caras o unos malos muy carismáticos. En el primero de los casos tendríamos al Señor Naranja o al Señor Blanco, quienes parecen intercambiar casi sus personalidades: Mientras el Señor Naranja es un policía infiltrado que acaba matando a una inocente, el Señor Blanco es un asesino a sueldo que acaba poniendo su vida por delante para salvar a un ‘’supuesto’’ falso culpable. En el segundo de los casos tendríamos al Señor Rubio personaje sin escrúpulos que se gana el cariño del espectador con sus frases su manera de actuar y, por supuesto su manera de torturar. Personajes similares se dan en otras películas del director de Knoxville como Hans Landa en Malditos Bastardos (2009) o Calvin Candie en Django desencadenado (2012).

 

Pero tan pronto le llego el éxito a Tarantino como le llovieron las críticas. Fue muy duramente criticado por el uso de la violencia ante lo cual argumento que la violencia está en todas partes y que él se limita a reflejarlo en sus films. No obstante, la violencia en el cine de Tarantino tiene un componente caricaturesco e incluso cómico que lo diferencia de otros directores como Oliver Stone o Scorsese. Mientras Estos dos directores reflejan la violencia desde su punto más crudo y grotesco, Tarantino la muestra como algo cotidiano que no afecta en absoluto a los personajes como la escena de ‘’Le he metido un tiro a Marvin en la cara’’ de Pulp Fiction. A día de hoy siguen criticándolo por su violencia, pero está claro que no va a cambiar. Ha encontrado ese género Tarantiniano que tan buenos resultados le da. Y si encima así puede tocarle los huevos a unos cuantos puritanos pues perfecto. En mi no tan humilde opinión, creo que ha conseguido, con su violencia, crear escenas emblemáticas. Y hacernos reír con muertes no es lamentable, yo lo llamo humor negro. Está hecho para cierta gente que, no sé si porque somos unos perturbados o unos cachondos, nos parece la re hostia.

 

Luego está la polémica de que la película fue copiada de una película de Hong Kong, City on fire (1987) de Ringo Lam. No voy a ser yo el que lo defienda, la peli es clavada. Pero eso es lo que es Tarantino, el puto DJ del cine. Coge todo lo que le gusta de su infancia (cómics, películas, series, música…) No mezcla y se te clava unos remix de puta madre en sus guiones. No lo llaméis copia, llamadlo… homenaje exagerado no reconocido.

 

 

 

Entrevistadora: ‘’¿Por qué hay tanta violencia en sus películas?’’

Quentin Tarantino: ‘’PORQUE ES MUY, MUY DIVERTIDA’’.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *