NEGATIVO GANADOR: El existencialismo en el cine

Inconformista y desafiante. La leyenda del indomable.

 

 

El modo en que un hombre acepta su destino y todo el sufrimiento que éste conlleva, la forma en que carga con su cruz, le da muchas oportunidades –incluso bajo las circunstancias más difíciles- para añadir a su vida un sentido más profundo. Puede conservar su valor, su dignidad, su generosidad. O bien, en la dura lucha por la supervivencia, puede olvidar su dignidad humana y ser poco más que un animal, tal como nos ha recordado la psicología del prisionero en un campo de concentración. Aquí reside la oportunidad que el hombre tiene de aprovechar o de dejar pasar las ocasiones de alcanzar los méritos que una situación difícil puede proporcionarle. Viktor Frankl.

 

 

El cineasta estadounidense Stuart Rosenberg dirige en 1967 uno de los más críticos y emotivos clásicos del cine carcelario, La leyenda del indomable, obra maestra de este director, que volvería a alcanzar el éxito en 1980 con Brubaker, otra película en la que también trata el tema de la crueldad del sistema penitenciario americano.

 

La leyenda del indomable.

 

En La leyenda del indomable, Paul Newman interpreta a Luke Jackson, un héroe de guerra que es encarcelado por romper un parquímetro. El film comienza con un plano de una señal que pone Violation (Transgresión); nada más acertado para introducir al espectador en la historia, porque ésta es la historia de un hombre que nunca se rinde, que no quiere adaptarse a las normas, que no acepta órdenes y que no teme ningún desafío (Luke: Yo soy capaz de desafiar hasta a la propia naturaleza). Estos atributos le convierten en el nuevo líder de una prisión en la que los presos son tratados como animales y en la que él demuestra ser un indomable. Al principio del largometraje hay una secuencia en la que Luke se pelea con Dragline (genialmente interpretado por George Kennedy), un fuerte y respetado convicto que acabará queriendo ser su mejor amigo. En la pelea, Luke no tiene nada que hacer contra Drag y no para de recibir puñetazos y caer al suelo, pero siempre se levanta. La escena de la pelea y la ya famosísima secuencia en la que Luke se come 50 huevos hervidos en una hora por una apuesta caracterizan a la perfección al personaje. Alguien dispuesto a llegar siempre hasta el final e incapaz de rendirse ante nada ni nadie. Tras haberse comido los huevos, Luke se queda tumbado sobre una mesa medio inconsciente pero sin perder la sonrisa (por medio de un plano cenital podemos ver que el protagonista está en la misma posición que estaba Jesucristo en la cruz).

 

Fotograma

 

El lugar en el que se encuentran Luke y el resto de presidiarios es una cárcel de carretera del sur de E.E.U.U. donde deben pedir permiso hasta para secarse el sudor. Los presos realizan trabajos forzados y son sometidos a distintas torturas, tanto físicas como psicológicas, que representan los métodos de deshumanización creados por el ser humano. En La leyenda del indomable se puede llegar a ver un fondo de autocrítica a los americanos, que vencieron a los alemanes en la II Guerra Mundial pero que mantienen un sistema penitenciario que no se distingue mucho, en cuanto a funcionamiento, del que tenían los campos de concentración nazis.

 

Paul Newman.

 

La música sureña aparece como símbolo de libertad y esperanza en un entorno de total represión. Por este motivo, se me ha ocurrido recomendaros la canción Could This Be Magic? de los Van Halen.

La rebeldía e ingenio que transmiten los continuos intentos de fuga de Luke y su sonrisa ante la adversidad y el castigo le convierten en leyenda. Es un ganador condenado a perder.

 

 

Eh, viejo amigo, ¿estás en casa esta noche? Si puedes dedicarme un minuto… ya es hora de que tú y yo charlemos un poco. Sé que soy un mal muchacho, maté a otros hombres en la guerra y me emborrachaba. Destrocé la propiedad municipal… Sé que nada puedo aducir en mi favor pero has de admitir que durante mucho tiempo me han salido malas cartas en el juego. Todo da a entender que lo has dispuesto todo de tal modo que yo nunca pueda ganar, por dentro y por fuera. Reglas, reglamentos, jefes. Tú me hiciste como soy, ¿dónde he de encajar yo?. Escucha viejo amigo, voy a decírtelo. Empecé muy fuerte y muy rápido, pero estoy cansado ahora. ¿Cuándo va a terminar esto? ¿Qué tienes previsto para mí? ¿Qué voy a hacer ahora? […] Supongo que habré de encontrar por mí mismo mi camino (Luke dirigiéndose a Dios).

 

 

 

Duarte Caseiro Vázquez

2 pensamientos sobre “NEGATIVO GANADOR: El existencialismo en el cine”

  1. Yo también tengo un poco de ese sentido indomable de cuando uno es joven
    y parece que va a comerse el mundo y ahora a mis años me doy cuenta que
    no me lo comí y tengo un poco de sentimiento de perdedora aunque no he
    llegado todavía al final, pero estas películas fueron todo un símbolo durante
    la juventud y quizá a las generaciones venideras también les inspiren.

  2. Muy buena película y muy buen comentario sobre ella. La escena del concurso de huevos es inolvidable, y Paul Newman está iluminado a lo largo de la cinta. Hablando de torturas penitenciarias y de la lucha por sentirse libre y llevar a otro plano la imaginación, no puedo dejar de recomendar ‘El vagabundo de las estrellas’, un genial libro de Jack London

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *