CRÍTICA DE «HER»

Her

 

I wish you were in this room with me right now.

I wish I could put my arms around you. I wish I could touch you.

Le susurraba Theodore a su nuevo sistema operativo.

 

Her no es una historia de amor convencional. Spike Jonze nos plantea una visión concernista de las relaciones humanas, tópico que ya vimos en I’m Here (2010), uno de sus trabajos anteriores a este film del 2013. Además de cortos, anuncios publicitarios, programas de televisión y videoclips, Jonze ha firmado películas del calibre de Being John Malkovich (1999), Adaptation (2002), ambas escritas por el talentoso guionista Charlie Kaufman, y Where the Wild Things Are (2009), basada en el libro infantil homónimo de Maurice Sendak. Todos sus filmes están dotados de una visión del mundo única, sensible y muy personal. Y Her no es una excepción.

 

­­­

En un futuro no muy lejano, la tecnología ha evolucionado hasta el punto de fusionarse con el hombre, adaptándose a la perfección a sus necesidades y antojos. La gran urbe refleja este desarrollo, y se ha convertido en un espacio utópico, cálido y táctil. Sin embargo, las personas que la recorren siguen siendo frágiles y emocionalmente dependientes. Theodore Twombly (Joaquin Phoenix) es un buen ejemplo de ello. Theodore es un sensible y pusilánime escritor que pasa por un amargo divorcio. Su vida da un giro inesperado cuando se enamora de un sistema operativo de asombrosa inteligencia artificial, una voz que responde al nombre de Samantha (Scarlett Johansson), y que además de organizar su correo, corregir las faltas ortográficas de sus cartas y recordarle reuniones, es capaz de comprender sus más profundos pesares.

 

Todos los elementos que componen la película conviven en harmonía, creando así una atmósfera homogénea que nos invita a entrar de lleno en el juego que propone el director.

 

¿Qué pasaría si alguien se enamora de una inteligencia artificial? Esta es la idea germen que impulsó a Spike Jonze a escribir el guión que le valdría su primer Oscar. Una escritura impecable a la par que sencilla, sensible y emotiva que basa su potencial en el poder de la palabra para evocar un puzle de sentimientos con los que fácilmente sentirse identificado. Otro aspecto fundamental para conseguir ese peculiar entorno es el trabajo de ambientación que corre a cargo de un copioso departamento artístico, el cual ha cuidado al detalle un vestuario y decoración de interiores que recuerdan al neoplasticismo. Asimismo, se han acercado a la arquitectura futurista combinando planos exteriores rodados entre Shanghái y Los Ángeles. Tampoco se quedan atrás música y fotografía, que en esta ocasión se dan estrechamente la mano para contagiarnos, aún más si cabe, de toda esa sensiblería que impregna la película.

 

 

Pero lo más importante de Her es el mensaje que se vislumbra hacia el final del film.

 

Se trata de una advertencia ejemplificada a través de una severa crítica al comportamiento humano, y más concretamente, a la manera de relacionarnos entre nosotros. Una crítica al creciente vínculo entre el hombre y la máquina, y las desastrosas consecuencias que esto puede tener en un futuro.

 

Aunque a veces roce lo remilgado, Her contrapone esa atmósfera cálida y agradable dónde el hombre dispone de todas las herramientas para ser feliz, con el mundo interior gélido de los personajes, lo cual les impide llegar a esa meta. De esta manera, se nos recuerda el poder del cine para contar historias sobre algo tan complejo y único como son los sentimientos humanos.

 

Y es que al final, sólo nos tenemos los unos a los otros.

 

Fabio Pereztol

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *