NEGATIVO GANADOR: De Ulises a Superman

EDIPO, CAMINANTE DE LOS CIELOS (Parte II)

 El lado oscuro surge en la senda del héroe

(Star Wars: Episodio V – El Imperio Contraataca)

 

“La Fuerza está contigo, joven Skywalker… pero todavía no eres un Jedi.” (Darth Vader, la Sombra del héroe -entre el hombre y la máquina- poco antes del enfrentamiento con Luke)

 

 

Todo viaje tiene su bajada a los infiernos. El lado oscuro, el mal, está siempre al acecho para recordar que la primera victoria de los héroes nunca es la definitiva. Llegados a este punto, el héroe se conoce a sí mismo y empieza a tener una perspectiva cada vez más clara de cuál debe ser su destino, y es aquí cuando descubrimos su faceta más frágil y humana, cuando las tentaciones y las dudas sobre su moralidad aparecen para convertirse en un tormento verdaderamente difícil de sortear.

Tras el espectacular éxito que supuso la primera parte de la saga “Star Wars” (1977), George Lucas decidió legar su puesto como director al que fue su mentor en la Universidad de California, Irving Kershner, para dirigir la segunda parte: “El Imperio Contraataca” (“The Empire Strikes Back”, 1980). Aun siendo un director veterano (con bastantes intervenciones tanto en el cine como en la televisión), Kershner se enfrentaba por primera vez a una película de gran presupuesto. Sin embargo, el verdadero reto que entrañaba dirigir esta esperada continuación era dotarla de una profundidad pocas veces vista en el género del cine de aventuras. De ese modo, tanto Lucas como Kershner como también el guionista Lawrence Kasdan llegaron a la conclusión de que esta segunda parte debía ser mucho más oscura; los héroes, más vulnerables, y con un enfrentamiento entre el bien y el mal que adoptará unos matices de profundidad insospechados al mostrar la Sombra su verdadera esencia.

 

En este episodio de la saga nos encontramos, principalmente, con la evolución de dos héroes: Luke Skywalker, que iniciará su instrucción en los caminos de la Fuerza, y Han Solo, que pasará de contrabandista egocéntrico y fanfarrón a héroe gentil al servicio de su dama. A lo largo del camino que emprenden, cada uno por su lado, los arquetipos cambian y pasan a luchar por otros ideales más complejos, descubriendo así lo que hay realmente en el corazón de cada uno.

 

Ahora el turno es para el lado oscuro. Aunque la Estrella de la Muerte fuese destruida, eso no ha servido para detener al Imperio, que busca sin descanso a los héroes de la Alianza Rebelde para someterlos a su voluntad. Nos encontramos en el planeta Hoth, un mundo helado, donde los rebeldes, capitaneados por Luke Skywalker, Han Solo y la Princesa Leia, se han asentado en una base secreta lejos de los dominios del Imperio. En pleno reconocimiento de la zona, Luke es atacado por una bestia poco después de descubrir que un meteorito ha caído en el planeta. La bestia lo llevará a su cueva y, una vez Luke se despierte de su estado de inconsciencia, comenzará su enfrentamiento al primer obstáculo feroz del héroe, que resolverá usando los poderes de la Fuerza para alcanzar su sable de luz y desatarse de sus ligaduras y, de esta forma, acabar con el monstruo. Sin ser un Jedi todavía, vemos que existe en Luke la semilla de la Fuerza en su interior, lo cual ha servido para salir con vida al primer reto. Sin embargo, en la desolación nevada de Hoth, Luke avanza solo, cayendo finalmente al borde del desvanecimiento por el frío y, poco antes de quedar completamente inconsciente, aparece ante él la figura de Ben Kenobi, el que fue su maestro e iniciador de la aventura, para aventurarle a ir al planeta Dagobah en busca del maestro Yoda; el maestro Jedi que instruyó a Ben.

 

El espíritu de Ben Kenobi se aparece a Luke con un nuevo cometido

 

 

Por otra parte, Han Solo, al advertir que Luke no da señales de vida, decide ir tras él. Este es el primer paso que hace hacia su propia transformación, ejerciendo de héroe rescatador. Finalmente, tras una larga noche en el páramo helado de Hoth, los héroes consiguen volver a la base. Sin embargo, los problemas aparecen cuando ese meteorito que creyó ver Luke resulta ser una sonda imperial de reconocimiento.

 

Tras un combate por tierra contra las tropas de Vader, los rebeldes se baten en retirada y cada héroe decide ir por su lado; Luke irá con R2 en su X-Wing al planeta Dagobah para encontrar a Yoda mientras que Han Solo, junto con Leia, Chewbacca y C-3PO, saldrán de Hoth a bordo del Halcón Milenario perseguidos sin tregua por la flota imperial a través de un campo de asteroides. Cada héroe se lanza a su particular llamada a la aventura al abandonar de nuevo su rutina diaria y es justo en este momento cuando empieza esta metamorfosis personal y espiritual hacia lo heroico.

 

Los héroes del Halcón Milenario consiguen despistar al Imperio escondiéndose en el interior de una cueva de uno de los asteroides. Durante el periodo en el que se encuentran en la cueva, Han Solo experimentará un cambio significativo. El pirata interesado y fanfarrón romperá su coraza y se enamorará de Leia, creando de ese modo un “matrimonio místico” (según lo nombra Campbell), en el cual, a partir de ese momento, todos los actos del héroe serán para mantener a su lado a su amada, librándola de todo peligro. Sin embargo, los problemas no cesan, ya que no tardarán en descubrir que realmente se encuentran en el estómago de un monstruo. Este momento, de clara referencia directa a la historia de Jonás y la ballena servirá también como punto de inflexión en el personaje de Han, ya que, aun habiendo un gran peligro en el exterior, tomará la iniciativa de escapar de las fauces de la bestia y volver a la persecución, a la aventura.

 

Han Solo y Leia, un “matrimonio místico”

 

 

Luke, por otro lado, llega al planeta pantanoso Dagobah, y lo hace de forma accidentada; su X-Wing queda atrapado en medio de un lodazal, haciendo que todas las posibilidades de volver atrás sean imposibles. Ahí encontrarán a una pequeña criatura verde que, tras prometerle a Luke un encuentro con Yoda, se presentará a sí mismo como el maestro en cuestión.

 

El bosque de Dagobah esconde los misterios de los bosques legendarios. En la mitología, los héroes se internaban en los bosques para tratar con un brujo o un druida y adquirir la sabiduría por medio del misticismo. Yoda, al igual que estos hechiceros mitológicos, guiará a su joven aprendiz por la senda del conocimiento y le instigará a entrar en una cueva entre los árboles donde asegura que lo que vaya a encontrar ahí es “todo lo que lleve consigo”. Haciendo caso omiso a su maestro, Luke decide conservar las armas para adentrarse en la oscuridad de la cueva. Finalmente, en el interior se encontrará con una suerte de figura fantasmal en forma de su némesis Darth Vader y, después de un breve duelo de sables de luz, Luke decapitará a ese Vader místico para descubrir que, dentro del casco, está Luke. Nuestro héroe tomará consciencia en este momento de que en su interior también reside el lado oscuro de la Fuerza y que deberá luchar para que el mal no condicione sus actos.

 

Mientras tanto, en otro rincón de la galaxia, el Imperio, bajo el mando de Darth Vader sigue persiguiendo al Halcón Milenario. Para Vader, capturar a la tripulación del Halcón se ha convertido en una prioridad (tal como le ocurre al Capitán Ahab, buscando frenéticamente la ballena que le cercenó la pierna para matarla en “Moby Dick”). Todo forma parte de un plan para tenderle una trampa a Luke y llevarlo ante el Emperador Palpatine para atraerlo hacia el lado oscuro. Debido a eso, Vader contratará a un grupo de cazarrecompensas, entre los que se encuentra el despiadado Boba Fett, para dar caza al Halcón y así atraer al joven Skywalker.

 

Sin embargo, los héroes del Halcón Milenario llegan al planeta Bespin y se instalan en la Ciudad Nube, gobernada por un antiguo amigo de Han Solo llamado Lando Calrissian. Lando es un personaje que, en los textos de Joseph Campbell sobre el Viaje del Héroe, se describe como un “cambiante”, ya que pronto descubrirán Han Solo y compañía que, el que aparentemente era un aliado, los ha traicionado al Imperio (los cuales llegaron antes que ellos a Bespin). Ahora, nuestros héroes rebeldes han sido apresados por el Imperio y torturados con el único fin de atraer a Skywalker.

 

Bespin, un falso paraíso para nuestros héroes.

 

En la mitología, las premoniciones que tienen los héroes son muy significativas en el paso que deben dar hacia su destino. En el caso de Luke, el héroe tiene una visión en la que intuye el sufrimiento de sus amigos. Tras tratar en vano de sacar la nave de estanque de lodo, vemos que el héroe está todavía indispuesto para llevar a cabo un enfrentamiento con Vader, y Yoda, más experimentado y con una gran consciencia de la naturaleza de la Fuerza, consigue sin demasiado esfuerzo rescatar la nave. Ahora Luke debe afrontar la decisión de enfrentarse a su destino en contra de los deseos de su maestro y pone rumbo a la Ciudad Nube.

 

Mientras tanto, Darth Vader, viendo que todo sale según lo planeado, decide probar la congelación en carbonita con Han Solo antes de arriesgarse a congelar a Luke y matarlo. Justo antes de la congelación, Han besa a la Princesa, rompiendo de ese modo el porte de canalla y dando paso a un Han Solo redimido que se dirige hacia una muerte probable. Finalmente, Han queda encerrado en una tumba de carbonita, totalmente vulnerable aun habiendo sobrevivido al estado de hibernación, y es entregado a Boba Fett para cobrar la recompensa de Jabba el Hutt. Por otro lado, Leia y los compañeros restantes son apresados bajo la supervisión de Calrissian, sin embargo, Lando, tratando de redimirse por haber vendido a Han Solo (nos encontramos ante otro héroe emergido), planea una fuga con los prisioneros rebeldes y tratan de llegar al Halcón Milenario para escapar de los dominios del Imperio.

 

Han Solo dentro de su tumba de carbonita.

 

 

Al aterrizar en la Ciudad Nube, Luke es conducido hacia la sala de congelación donde tendrá un encuentro con su Sombra, Darth Vader. La lucha es desigual, sin embargo, Luke es escurridizo. Al final, la lucha conduce al héroe hacia el corazón mecánico de la ciudad flotante, el corazón del mismísimo infierno. La lucha encarnizada llega a su fin cuando Vader le cercena la mano a Luke y este queda al borde del precipicio. Es en este momento cuando la verdad sale al descubierto, cuando el destino del joven aprendiz de Jedi Luke Skywalker se vuelve dudoso: Darth Vader le desvela a Luke que es su padre.

 

El héroe se encuentra ahora mismo al borde de un abismo literal, pero también de su propia moralidad. Descubriendo que es hijo del Mal personificado, Luke duda de si su destino es llegar a ser un guerrero que traerá el equilibrio a la Fuerza o un futuro aprendiz del lado oscuro. Mientras tanto, Vader trata de disuadir en vano a Luke para que se una a él y así poner orden en la galaxia. Luke, referente de los héroes clásicos, decide que debe hacer un sacrificio personal; se lanza al vacío hacia una muerte segura.

 

Sin embargo, Luke es succionado por un conducto de ventilación que lo lleva a pender de una antena en el exterior de la Ciudad, de nuevo al borde del abismo. Ahora toda esperanza se ha desvanecido, pero Leia, que ya va a bordo del Halcón con Lando, Chewbacca y los androides, presiente que está en peligro escuchando en su interior las llamada de socorro del héroe. Finalmente, darán media vuelta, rescatarán a Luke y esquivarán al Imperio y a Darth Vader.

 

La aventura aún no ha terminado para los héroes.

 

 

Una vez a salvo en la fragata médica rebelde, nuestros héroes deberán continuar la aventura y rescatar a Han Solo de los dominios del mafioso Jabba el Hutt. El camino de la Fuerza ya se ha abierto a Luke, que, al igual que Edipo, solo le queda hacer frente a su padre. Sin embargo, no va a ser tarea fácil enfrentarse a su propia sangre, aunque de ello dependa restablecer el equilibrio en la Fuerza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *