NEGATIVO GANADOR: Cine polémico

«Es un poco sarcástico, pero quiero denunciar que todos somos cómplices si vemos películas de este tipo» – Michael Haneke

 

  

Aviso que va a haber spoilers. ¿Os parece polémico? Si es así guay, porque de eso va la cosa.

 

 

Pequeña aclaración

No se puede tachar de mentiroso a Haneke. Nadie puede decir que no se esperaban una película así. Comienza la película con una escena inicial que recuerda a El resplandor (1980) de Stanley Kubrick , un coche por carreteras de montaña. Pero, mientras a Kubrick le basta con poner en los créditos ‘’Based upon the novel of Stephen King’’, Haneke prefiere declarar sus intenciones con la probablemente canción más hardcore que encontró (estoy seguro de que si hubiera encontrado otra aún más bestia no hubiera dudado en ponerla). Si te quedas a verla hasta el final es por que quieres. Sabes que no va a ser bonita ni vas a recordarla en una comida familiar, pero no taches a Funny Games de gratuita, pues está compuesta al nivel de sus títulos de crédito, es decir, Haneke te intenta decir a través de ellos que va a hacer su película lo que quiera, cuando quiera, no hay reglas que valgan.

 

 

El tema que trata la película es la violencia. Pero, ¿Hasta qué punto es violento lo que ves? Es más sugerido que explícito. Vayamos a la muerte del niño.

¿Se muestra acaso? Simplemente se escucha a Peter contar hasta treinta y cinco mientras seguimos a Paul a la cocina. Sentimos ese disparo profundamente, nos preguntamos quién ha muerto. Pero dejando de lado quién ha muerto, nos damos cuenta de una cosa: Haneke lleva más de una hora construyendo una obra que promete ser sangrienta, y violenta y, cuando después de setenta minutos de metraje solo escuchamos un ruido para luego comprobar que es el niño el que ha muerto pensamos: Haneke ¿Cómo has sido capaz de matar a Georgi? Por que no queríamos ver era su muerte. Haneke a cambio dice: Vale, no os he enseñado su muerte, pero voy a hacer algo que no hacen las películas que estáis acostumbrados a ver, os voy a mostrar qué pasa después. Con esto, Haneke critica a un espectador que solo quiere ver la violencia y no sus consecuencias. Por si acaso no había quedado claro que lo que el espectador quiere es ver violencia, llega la famosa escena del mando de televisión: Anna coge la escopeta y mata a Peter y el público lo celebra. ‘’¡Uno menos!’’ piensan. Y, cuando Paul rebobina para devolver a la vida a Peter, en esos instantes Haneke dice al público: Acabáis de aplaudir el único acto de violencia explícita de toda la película, no hay diferencia entre vosotros y ellos.

 

 

Paul

Haneke crea un personaje incomprensible para las personas una especie de rebelde sin causa que solo quiere crear una incomodidad total en el espectador, un personaje que actúa de una manera que la sociedad no entiende, de manera que no sabe como responder. Es el personaje perfecto para esta película, un asesino sin motivos.

 

 

 

 

Vayamos pues a lo que os quiero contar. ¿Qué tiene de especial esta película polémica? El señor Michael, ese hombre de aspecto de entrañable abuelito. Se marca la película más hardcore del año (la cual tuvo un remake en Estados Unidos que él mismo dirigió). La película acaba y el público irritable pues… se irrita y se cabrea y empieza a ladrar. Haneke consigue lo que quiere. Esa gente critica una película de violencia sin apenas haber visto tal cosa. Es espectador es un morboso y quiere ver como matan al niño, quiere ver a la madre desnuda cuando le obligan a desnudarse. Pero el fuera de campo juega como el saco en la cabeza del niño en ese momento. Nosotros queremos verlo y Haneke nos dice: Te jodes. Haneke nos mete en su mundo y nos convierte en cómplices, cómplices que no admiten su culpabilidad, aunque son muy culpables.

 

Puede que no os guste la violencia, puede que no os guste lo polémico. Pero admitidlo, es lo más entretenido. Y ¿No es el cine entretenimiento? Disfrutad de lo polémico, sed polémicos porque somos las personas más interesantes.

 

«Me parece hipócrita ver la película hasta el final y luego decir que no se pueden hacer estas cosas». – Michael Haneke

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *