NEGATIVO GANADOR: El existencialismo en el cine

Nicholas Ray, el rebelde de Hollywood.

 

 

Nicholas Ray

 

 

En la década de los 50 hubo un director americano que consiguió hacer un cine diferente y sin concesiones dentro de la industria hollywoodiense: Nicholas Ray. Fue un cineasta capaz de innovar y dejar su huella en casi todos los géneros cinematográficos, siendo la tragedia el motor de casi todos sus films. Representó la cara más cruda y existencialista del cine negro con En un lugar solitario (1950); dejó ver su punto de vista decadente sobre las tradiciones americanas (en este caso el rodeo) en Hombres errantes (1952); en Johnny Guitar (1954) realizó un Western único con una iluminación arriesgada y original y con una protagonista femenina (Vienna, interpretada de forma sublime por Joan Crawford), valiente, justa y decidida, atributos difíciles de ver en una mujer en el cine americano de la época; construyó un controvertido y fresco drama sobre la delincuencia juvenil en el que se aprecia una plástica y una fisicidad en la puesta en escena (aprovecha a la perfección el formato Cinemascope) muy innovadoras para su época en Rebelde sin causa (1955) y mostró su visión de la guerra, cargada de aspectos negativos y ningún fin positivo, con Amarga victoria (1957).

Nicholas Ray convierte su cine, con un estilo propio y desgarrador, en un campo de batalla en el que se reflejan sus dudas existenciales y su personalidad inconformista. Para él, el sentimiento de responsabilidad del individuo lo enfrenta al absurdo de la existencia, creada y moldeada por su propia esencia (esto se aprecia en muchos de los personajes de sus películas). Sus historias casi siempre transcurren en contextos duros y situaciones difíciles. Un mundo culpable poblado por inocentes.

 

Paso ahora a comentar dos de sus mejores películas, con un marcado poso existencialista, para desarrollar más a fondo el análisis sobre la obra de este realizador.

 

 

 

En un lugar solitario (1950)

 

Humphrey Bogart interpreta a un hombre violento, mujeriego y cansado de la vida que además es guionista, Dixon Steele. Fue comandante en la II Guerra Mundial y desde entonces está en crisis creativa. Tras el asesinato de una joven del que él es sospechoso, conoce a Laurel Gray (Gloria Grahame), su vecina y coartada. Ambos se enamoran y comienzan una feliz relación. Steele vuelve a ser un escritor con entusiasmo. La felicidad se irá diluyendo debido a que ella se entera de los antecedentes de Dixon y esto le hace desconfiar de él, que a su vez no es capaz de controlar sus impulsos (está a punto de matar a un hombre que le grita tras haber golpeado su coche; ella lo ve y lo evita). Es una historia de amor pasional que trata temas como la confianza, el pasado, el presente y el destino. Steele: Nací cuando ella me besó, morí cuando me abandonó, viví unas semanas mientras me amó. En un lugar solitario es un ensayo sobre el verdadero significado del amor. Alguien dijo en una ocasión que enamorarse es darle a otra persona la capacidad de destruirte con la esperanza de que no lo haga. El film es también un tratado sobre la importancia que puede tener un acontecimiento, dependiendo del momento en el que ocurra. Finalmente, ella no puede evitar que la desconfianza estropee su amor y él es incapaz de sortear su propio destino. Cuando abandonado de la fortuna y menospreciado por las gentes, en mi soledad añoro mi destierro y clamo al cielo con lágrimas en los ojos, me miro a mi mismo y maldigo mi destino. – Charlie, El Poeta, personaje de la película.

 

En un lugar solitario

 

 

 

Rebelde sin causa (1955)

 

Jim Stark (James Dean) es un joven inconformista y problemático de buena familia. Es un incomprendido en constante confrontación con el mundo. Quiere a su padre pero le menosprecia por su falta de hombría. Detesta cualquier tipo de autoridad por su falsedad e hipocresía. Padre de Jim: Nadie te dará las gracias por decir la verdad. Jim Stark: Excepto uno mismo. Padre de Jim: Cuando seas mayor aprenderás. Jim Stark: Pero es que yo no quiero aprender de esa manera. Jim es nuevo en la ciudad y se enamora de una chica llamada Judy (Natalie Wood). La película es un retrato de la sociedad actual del momento y de la delincuencia juvenil que afloraba por aquel entonces (quiere mostrar que éste no es un problema que sólo concierne a la clase baja). Judy tiene un novio conflictivo que siempre va acompañado por su banda. Jim se enfrenta a ellos y el novio de Judy muere accidentalmente. Jim quiere contar lo ocurrido y tiene que esconderse de los secuaces de Bud (el difunto novio de Judy) en una casa abandonada. Judy lo acompaña y allí se declaran su amor. Platón (Sal Mineo), el único amigo de Jim, va a la casa para advertirles de que están en peligro (Platón lleva una pistola, quiere protegerlos). Los tres forman una supuesta familia feliz. Jim era un hijo insatisfecho, Judy una joven despechada por su padre y Platón un chico que solo busca cariño (para él, Jim y Judy son como unos padres). Este vínculo que se crea entre los tres personajes es un reflejo de las carencias emocionales que ellos necesitan cubrir: amor, comprensión, apoyo, atención… Policía y familiares también andan tras ellos. Esta película se ha convertido en todo un clásico del cine americano; incluso la chaqueta roja que lleva James Dean está considerada como un símbolo de rebeldía e inconformismo.

 

Por regla general, se admite que los delincuentes son niños de origen humilde que se convierten en criminales porque han crecido en la miseria. En realidad, el joven delincuente que ocupa casi todos los días las páginas de los periódicos es muy a menudo el chico de enfrente, el hijo de una respetable familia burguesa, que va a un buen colegio, y cuyos padres no logran explicarse cómo se ha podido llegar a este punto, ya que ellos siempre le dieron todo lo que necesitaba. Mi hijo mayor, que por entonces también tenía sus problemas, me proporcionó la que quizá sea la mejor definición: el delincuente juvenil es el que se deja atrapar – Nicholas Ray.

 

Rebelde sin causa

 

Hay un aspecto personal que une a James Dean y a Nicholas Ray: ambos tuvieron una infancia desgraciada y se convirtieron en adultos introvertidos. Éste puede ser el motivo por el que tanto la realización de uno como la interpretación del otro estén perfectamente acordes con la realidad del tema que aborda la película. Platón refiriéndose a Jim: No suele hablar mucho pero dice siempre la verdad, es sincero. Es relevante señalar que James Dean murió en un trágico accidente de coche poco antes del estreno de la película. Como decían los Eagles: James Dean, demasiado rápido para vivir, demasiado joven para morir.

 

El término que más se ha usado para definir a Nicholas Ray es el de cineasta “raro”. Para él no hay guerra sin muertos, no hay logros sino sacrificios, no hay historias felices. No es que no amase la vida, es la vida quien no se deja amar.

 

En este artículo os recomiendo que escuchéis el tema N.I.B. de Black Sabbath.

 

Nicholas Ray y James Dean

 

Nicholas Ray era un pirata, un anti-normas, un nostálgico, un existencialista.

2 pensamientos sobre “NEGATIVO GANADOR: El existencialismo en el cine”

  1. “En un lugar solitario” es como la crónica del desamor debido al desencanto de las fuertes emociones que se producen cuando uno es un recién enamorado y se siente traicionado por el otro, no hay fuerza humana que nos haga recuperar la confianza en el otro y nos dejamos llevar por la melancolía y caemos en la autocompasión y por mas que lo intentamos no podemos volver a confiar en el otro.
    Por otra parte, James Dean se convirtió en todo un mito del cine debido a su temprana muerte, es el gran símbolo de la rebeldía de los años 50, una imagen que quedó congelada en el tiempo debido a su gran atractivo físico , a su timidez y a su rebeldía interior.
    Gracias por tus recomendaciones musicales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *