NEGATIVO GANADOR: EsKinAs

Proyectarse como Equipo Humano

 

En occidente no se tiene muy en cuenta la potencia del cine asiático. Muchas veces no se tiene acceso a películas asiáticas hasta encontrar en el descafeinado Quentin Tarantino rasgos (por no decir copias) inequívocos de Johnnie To.

 

in-the-mood-for-love.-shots-in-taxi-at-the-beginning-and-the-end-of-film-changes-in-distance-and-relations-1050x700
In the Mood for Love. Wai-Doyle

 

A raíz de los recientes éxitos del cine Made in China, el director de fotografía australiano Christopher Doyle empezó a ser disputado por directores occidentales. Cahiers du Cinéma confirió a In the Mood for Love (2000), de Wong Kar Wai el premio de la crítica a la mejor película de la década pasada (2000-2010). Una de las alabanzas de In the Mood for Love fue que la película se realizó sin ningún guión.

La década solo estaba empezando. Cuatro años más tarde, el mismo equipo volvería a sorprender la critica con la secuela 2046 (2004), de Wong Kar Wai. Doyle firma su dirección de fotografía de ambas proezas.

 

55831e2f023f8f4265faca303cbb81b2
Happy Together. Wai-Doyle

 

Antes de la película de la década, la pareja Doyle-Wai habían realizado otras películas y la más vertiginosa desde el punto de vista de la producción fue Happy Together (1997). Los asiáticos se desplazaron a Argentina sin una historia concreta qué contar. La producción duró más de un año, parte del equipo regresó a China y lo que salió de la aventura sudamericana fue una grata sorpresa, digna de Cannes.

 

2046 taxi pareja
2046. Wai-Doyle

 

De todos los cineastas lusos, Manoel de Oliveira es el más prolíficos y destacable. Murió el 2 de abril de 2015, a los 106 años. Su última película O Velho do Restelo fecha de (2014). El numero de producciones realizadas por Oliveira y su equipo es comparable a la de Wood Allen: una película al año. Manoel de Oliveira rodaba rápido, y rodaba más de un proyecto a la vez.

 

James Wan dirige Insidious 2
James Wan dirige Insidious 2

 

También en la década pasada en Estados Unidos, Jason Blum puso en marcha su productora BlumHouse, especializada en películas terror de bajo presupuesto con un equipo comprometido con la taquilla. El éxito cosechado por el equipo Blum fue capaz de alarmar a los grandes estudios hollywoodienses que no se explicaban porque se gastaban tanto en sus películas de superhéroes para conseguir unos beneficios comparables a los novatos de la industria.

 

Hace un par de años tuve la oportunidad de entrevistar a algunos alumnos de escuelas de cine bajo la premisa “Alumnos hoy, Cineastas mañana”. La respuesta más sabia a una de mis preguntas me la dio un alumno extranjero que ahora cursa la especialidad de dirección en ESCAC, Valentin Moulias.

 

– ¿Para qué sirven las escuelas de cine?, le pregunté.

– Para hacer contactos, me contestó.

 

Moulias cristalizaba el eje de las producciones exitosas: la familia profesional.

 

La formula de hacer cine cambió drásticamente a lo largo de su Historia. Desde luego cursar una universidad de cine no es imprescindible para trabajar en el medio audiovisual. En el mundo real de las producciones, se percibe la bisagra entre quienes tienen una carrera y quienes no. Pero desde luego, haber cursado una carrera acelera el proceso de entrar en el mundo profesional.

 

Mar Coll (Barcelona, 1981) asienta con su carrera las palabras de Moulias. “Mi equipo profesional está formado por ex – alumnos de la escuela; es la gente con quien has empezado a trabajar, es la gente que conoces bien”, afirma la directora catalana. Quien también se explaya al aclarar que “también trabajo con gente de fuera de ESCAC, gente que voy encontrando por el camino, especialmente en los departamentos de vestuario, maquillaje y peluquería”.

 

Las ventajas de trabajar con el mismo equipo afianza el proyecto y fortalece los lazos profesionales. Si bien las diferencias personales deben quedarse fuera del proyecto a ejecutar, el proyecto en sí mismo debe ser lo suficientemente solvente como para garantizar el sustento de su equipo.

 

El secreto del éxito de James Blum es que su equipo, según declaró en el portal americano The Wrap, es la camaradería de sus compañeros de equipo: “Cuando tienes a gente que solo cobra si la película hace dinero, esto quiere decir que los intereses están alineados”. Pero a la larga, según Mar Coll “la idea de no pagar al equipo no es sostenible, y además no es justa.” Y también resalta que “cuando un proyecto ilusiona, es más fácil que el equipo se comprometa hasta al punto de hacer(económicamente) viable el proyecto”. Cabe resaltar aquí que el modelo de Blum no es nuevo. Esta forma de estructurar un proyecto viene de la forma de trabajar en Silicon Valley.

 

Mar Coll en segundo plano trabaja como script para Marçal Forés en Animals
Mar Coll en segundo plano trabaja como script para Marçal Forés en Animals

 

Otro dato interesante que nos ofrece Mar Coll tiene que ver con la madurez personal del profesional requerido para el proyecto. La cineasta refuerza que “a medida que aprendíamos a rodar y cada uno entendía mejor el lugar que quería ocupar en el cine, (como estudiantes) nos comprometíamos más con los proyectos.” En un equipo novato se comprueban más fácilmente las diferencias a limar para que el proyecto reluzca.

 

Además de todo ello, la complicidad entre el equipo favorece la versatilidad de los roles. Mar Coll,-quien siempre se inclinó a la dirección de contenidos audiovisuales-,

tampoco descarta algún día producir.   Asimismo, como se puede comprobar, en el intervalo de sus dos largometrajes, participó como script en “Animals”, la opera prima del director Marçal Forés.

 

La forma de trabajar en el cine asiático es totalmente inconcebible en occidente: ruedan sin guión, casi nunca cuentan con plató o profesionales ex universitarios. Pero sus resultados están forjados en una estructura de la cual occidente está invitado a seguir: el compromiso invariable.

 

 

Juba Childs.

brownailux@gmail.com

 

Próxima entrada: Entrevista exclusiva a Dani de la Torre, el director novel de El Desconocido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *