CRÍTICA DE “TEOREMA”

Observaciones sobre una de las películas más polémicas de Pier Paolo Pasolini. (spoiler alert)

 

 

“Y Dios llevo a su pueblo a través del desierto”

 

De este modo, Pier Paolo Pasolini, uno de los cineastas, además de escritor y poeta, más controvertidos y emblemático de Italia, nos introduce esta trama surrealista. Se nos presenta a una familia tradicional de la alta burguesía: Pater Familias, madre, dos hijos y una criada devota; y como principal escenario, una domus caracterizada por su vacuidad austera. La atmósfera que envuelve a esta familia es la de una vida sobria y ociosa que se verá alterada tras la visita de un personaje anónimo de esencia casi divina. Teorema, sirviéndose de un proceso psicoanalítico, “desnuda” a estos personajes ofreciendo una crítica mordaz y sin censura de la burguesía italiana de la post-guerra.

 

 

Lo que sorprende al espectador desde el principio es el flashfoward o anacronía de la primera escena. En forma de documental periodisco, ésta, no sólo está ligada directamente a la familia sino que, también, nos sirve para contextualizar la historia que, desde ya, nos alerta de su importante carga social. Un propietario ha otorgado la fábrica a sus obreros, sin explicar sus motivos públicamente. La prensa se plantea temas políticos contemporáneos en auge; Palabras claves como revolución, cambio, mundo moderno e incertidumbre son las que protagonizan el debate y, las que definen la época.

 

Poco después nos enteramos de la visita de nuestro personaje enigmático interpretado por Terence Stamp, un joven cuyo nombre permanecerá en el anonimato: De belleza sublime, mirada serena y facciones clásicas que nos podrían recordar a un dios, el dios al que hacía referencia Pasolini al principio del film, quizás. Uno de los pocos elementos que identifican al personaje es un libro: Iluminaciones de Arthur Rimbaud y es justamente cuando recita un fragmento de dicho libro una de las pocas veces que escuchamos al personaje expresarse verbalmente y en el cual profetiza su inminente partida. Sin ir más lejos, es el mismo poeta Rimbaud el que ha sido considerado un símbolo de juventud, belleza, provocación y sensualidad. De la misma forma, el visitante significará para la familia un elemento de fascinación incontrolable y que se manifestará, con excepción del padre, de manera erótica.

 

Terence Stamp interpretando a El Visitante en Teorema
Terence Stamp interpretando a El Visitante

 

Pese a la belleza divinizada del huésped, el encantamiento hacia éste no está racionalmente justificado, podemos intuir que nace de la necesidad propia de cada personaje. Él adopta una posición de espectador, escucha a los personajes, quienes se expresan en forma de confesión prácticamente religiosa, es un espejo de introspección y responde a esta necesidad con actitud piadosa y a la vez frívola. Tras la partida del visitante, la familia quedará trastocada; Una parte anteriormente disimulada por una vida equilibrada tiene la necesidad de revelarse. Pasolini aliena a cada personaje y en esta búsqueda de redención quedan en evidencia los rasgos más pueriles de cada miembro, tocando temas como el arte y la religión. Es interesante como nos muestra esta búsqueda de manera casi satírica, rozando lo patético, sin transmitirnos ningún tipo de admiración u otórgales una digna expiación; Los protagonistas no representan más que un modelo de antihéroe moderno.

 

Una atmosfera otoñal predomina en la pelicula, con recurrentes paisajes nebulosos y tonos fríos, grisáceos y beiges, que transmiten la frialdad y vacío en los personajes. Este recurso queda reforzado por los efectos de sonido: pocas conversaciones, sonidos de ambiente, campanas y como protagonista el Requiem de Mozart. Si bien el erotismo es el recurso estético predominante en la película, Pasolini decide no hacer escenas de sexo explícito. Sin ser éste un director pudoroso, como queda indiscutiblemente demostrado en Saló o los 120 días en Sodoma, decide dejar el sexo en un segundo plano y, más bien, darle una dimensión trascendental antes que carnal; Los personajes se entregan al visitante como en una unión espiritual que estará siempre conectada a la imagen de un desierto, escenario de la travesía psíquica.

 

un ejemplo de la atmosfera de Teorema
Un ejemplo de la atmosfera del film

 

Pasolini presenta un film con una alta carga filosófica y crítica. Sirviéndose de elementos surrealistas mezclados con la realidad más cruda, critica corrosivamente los valores burgueses y la sociedad de la época. Un tema recurrente en el cine de la Italia de los años 60 y 70 y que tampoco fue ignorado por cineastas de la talla de Federico Fellini. Sin duda, los temas socio-culturales fueron para Pasolini cuestiones ineludibles, presentes en cada uno de sus trabajos. Su posición tanto política, religiosa y social, incomodaron y siguen perturbando a muchos sectores de la sociedad. Son estas mismas controversias las que protagonizaron su vida y su muerte.

 

Carolina Kuzeluk

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *