SITGES: MASTERCLASS DE ROLAND EMMERICH

ESCAC Week no solo significa ver películas. Entre las actividades del Festival de Sitges se cuentan también interesantes Masterclass impartidas por destacados cineastas (en el sentido amplio de la palabra). Este año, una de las presencias más esperadas era la del director Roland Emmerich, responsable de títulos como Asalto al poder, 2012, o la emblemática Independence Day. Hoy colgamos aquí una breve crónica de su charla que ha realizado Daniel Molina, alumno de 1º.

 

IMG_2262

 

A su derecha, un traductor atareado; a su izquierda, Mike Hostench, subdirector del Festival. Él, sonriente y cómodo, con sus gafas de sol en el cuello del jersey y su pelo blanco iluminado por los focos. Las luces se atenúan, la música ambiental se detiene y comienza la clase.

 

En primer lugar, habla de sus inicios, donde reconoce que el cine alemán no era su fuente de inspiración, sino las películas de Hollywood, concretamente el cine de género. Entre risas, admite que no tenía nada claro escoger dirección, pues prefería el diseño de producción, pero mintió para poder estudiar en la escuela de cine. Siguiendo el hilo de sus orígenes,  reconoce estar satisfecho de no haber cambiado su estilo desde que inició sus andanzas en el mundo del celuloide y mantenerse fiel a los temas futuristas y las utopías catastróficas.

 

También le preguntaron por Stargate y levantó un murmullo en la sala cuando anunció que estaba en camino, aunque a largo plazo, una nueva franquicia de dicha película; de forma que podría completar su idea inicial de hacer tres films, frustrada por el reducido impacto de la cinta en su estreno. Tanto MGM como el propio Emmerich no fueron conscientes de la relevancia de la cinta original hasta años después.

 

Tras esto, contestó varias preguntas sobre El patriota: destacó lo emocionante que fue trabajar con John Williams, al que considera una magnífica persona y un excelente profesional; por otra parte, admitió que se sintió atraído por el guión a causa de la temática padre-hijo; y comentó la implicación total de Mel Gibson para desarrollar el personaje.

 

Asimismo, habló sobre la influencia de la literatura clásica en su cine por la cantidad de libros que consumió durante su juventud, y explica que cualquier cosa que escribas estará influenciada por aquello que has leído.

 

No dudó en reconocer que Anonymous es una de sus películas favoritas, aunque no fue de las más taquilleras, ya que trabajó mucho y se enorgullece del resultado de diseño de escenarios, además de aceptar su fascinación por las películas de época, sobre todo por la capacidad del cine de transmitir incluso la forma de pensar de las personas de siglos atrás.

 

Finalmente, con un aplauso unánime correspondido por una sonrisa del maestro de la destrucción, se levanta de su asiento y tras firmar unos cuantos autógrafos pone fin a una clase realmente magistral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *