NEGATIVO GANADOR PRESENTA: DE ULISES A SUPERMAN

EL VIAJE DEL HÉROE EN EL CINE

PRESENTACIÓN

 

 

“Un héroe lo es en todos sentidos y maneras, y ante todo, en el corazón y en el alma.” – Thomas Carlyle

 

 

Luke Skywalker, héroe arquetípico

 

 

Una tarde, durante mi época de guardería, como mis padres estaban ocupados, me vino a recoger mi tío. Llevaba con él una cinta de VHS. Identifiqué la forma de la caja en la que venía el cartucho porque para entonces yo estaba en plena efervescencia de mi época Disney y ya había visto algunos de sus clásicos, pero lo que no identificaba era la película en cuestión. “La Guerra de las Galaxias“. ¿Qué podía ser aquello? En la carátula podía verse a un tipo sosteniendo una especie de espada luminosa, otro con un uniforme y un casco negro y unos cuantos personajes más raros si cabe entre los que se podían distinguir dos robots y un perro enorme a dos patas. A simple vista, aquello no parecía prometedor (si no era de dibujos animados no tenía muchas posibilidades de ser buena), pero todo cambió cuando llegamos a casa y pusimos la película.

 

 

Entonces lo vi. Vi que el cine es capaz de moldear personas aparentemente corrientes para crear héroes bien definidos, capaces de enfrentarse a cualquier dilema moral, social, existencial o incluso sentimental. También comprobé, más adelante, que el cine está plagado de héroes, antihéroes, villanos, princesas, el Santo Grial y esa mística energía que actúa como un principal motivador para que el héroe cumpla con su inagotable búsqueda de la autorrealización. Esa película, “La Guerra de las Galaxias” (George Lucas, 1977), fue mi iniciación a los cinco años al complejo mundo de la ficción, donde cada héroe, con una motivación centrada (tangible o intangible pero presente en todo momento) y con una moral a prueba de fuego, se somete a una serie de obstáculos que lo irán transformando a medida que estos vayan apareciendo.

 

El profesor y mitólogo norteamericano Joseph Campbell (1904-1987) expuso por primera vez a finales de la década de 1950 la teoría del Viaje del Héroe (o teoría del Monomito), en la que sostiene que todas las leyendas de todas las civilizaciones tienen un nexo en común entre ellas: su inherente humanidad. En todas las historias existe una llamada a la aventura, una conexión mística, un encuentro o expiación y un retorno al hogar. Para Campbell, el intervalo de crisis que hay entre iniciación y retorno es experimentado por cada ser humano y lo condiciona para conocerse a sí mismo.

 

Foto de Joseph Campbell

 

 

Si tomamos como ejemplo al héroe clásico por excelencia, Ulises, vemos claramente la intención de Homero al tratar su “Odisea” de la forma que lo hace. Incontables veces, nosotros mismos hemos tratado de llegar a nuestra particular Ítaca, pasando por distintos obstáculos, conociendo adversarios y bajando a los infiernos. Por ese motivo, todo ese proceso de iniciación, por poco que se asemeje al del pobre Ulises, lo conocemos. Cada ser humano ha tratado de luchar contra sus propios demonios como Beowulf luchaba contra Grendel, y esa conexión entre el mundo real y las leyendas mitológicas que existía en el pasado ha permanecido hasta hoy gracias a la narrativa escrita, al teatro y, cómo no, al cine.

 

 

Pintura de La Odisea – Parte XIV (Final) La muerte de los pretendientes.

 

 

Esta sección centrará este Viaje del Héroe dentro del séptimo arte, donde las hazañas heroicas no escasean ni tampoco los recursos o referentes clásicos que en ellas se encuentran. También veremos que el cine contiene ejemplos muy diversos del concepto de héroe, ya que no es lo mismo un héroe curtido como Luke Skywalker o Indiana Jones que un héroe asaltado por una constante doble moral como el Capitán Willard de “Apocalypse Now” (Francis Ford Coppola, 1979), Harry Callahan en “Harry el Sucio” (Don Siegel, 1971), Travis Bickle en “Taxi Driver” (Martin Scorsese, 1976) o Michael Corleone en “El Padrino” (Francis Ford Coppola, 1972). Todos ellos cortados por el mismo patrón clásico pero cada uno por un camino a la autorrealización y una motivación personal completamente diferentes.

 

El capitán Willard (Martin Sheen) llegando a la guarida del coronel Kurtz en “Apocalypse Now”

 

Veremos que existen muchos héroes en el grueso de la cultura popular actual. Aquí los analizaremos y desglosaremos todo lo que fundamentan las grandes historias que el cine nos ha ofrecido y trataremos de viajar con todos nuestros héroes para ver todas sus facetas, sus cualidades, sus esperanzas y (¿por qué no decirlo?) sus extraordinarias decaídas.

 

 

Álvaro González Guardiola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *