NEGATIVO GANADOR: El existencialismo en el cine

BARFLY. El vagabundo con más clase que he conocido

 

 

Barfly es una película de 1987 dirigida por Barbet Schroeder, producida por Francis Ford Coppola y con guión de Henry Charles Bukowski, uno de los últimos y más brillantes representantes de los conocidos como escritores malditos. Es el único guión cinematográfico que escribió porque, como él mismo afirma en la película, odiaba el cine (la película no es más que un episodio autobiográfico del propio Bukowski, como la mayoría de sus relatos y novelas).

 

La película trata de una etapa determinada de la vida del escritor. Henry Chinaski (alter ego de Bukowski), genialmente interpretado por Mickey Rourke (me encanta la forma que tiene de moverse y de caminar en la película), es un escritor desconocido, amante de Mahler, Mozart, los aguacates y Schopenhauer, que prácticamente vive como un vagabundo. Es alcohólico y le gusta pelearse todas las noches, como se puede apreciar en sus morados nudillos, con Eddie (Frank Stallone), barman nocturno en el Golden Horn, quien simboliza para Henry todo lo que más asco le da: mediocridad, simpleza, el típico macho, un chulo putas. Jim (J.C Quinn), el barman de día del mismo bar, es el único que comprende y se lleva bien con Henry (Jim: Henry no tiene nada que ver con las ratas, solo bebe y espera). En otro bar Henry conoce a Wanda (Faye Dunaway), una mujer alcohólica con la que empieza una relación. Por otro lado, la dueña de la revista Arte y Literatura Contemporánea, Tully Sorenson (Alice Krige) quien quiere publicar uno de los relatos de Chinaski, investiga para dar con él y conocerlo. Al final acaba enamorándose de él y termina recibiendo una paliza de Wanda en el Golden Horn.

 

 

La fotografía y la atmósfera de la película son duras e iluminadas por los carteles de neón de los bares, acorde con la realidad del relato, que se desarrolla en ambientes sucios poblados por borrachos desagradables (con alguna excepción, como el viejo que no es capaz de beber por culpa de su pulso o el entrañable abuelo que les da fuego a Henry y Wanda por la calle), putas maleducadas y vecinos peligrosos.

 

 

Barfly

 

Algo que me atrae mucho de Bukowski, como persona y personaje (aspecto que se aprecia en la película) es que, a veces, le gusta arriesgarse a no tener nada. Quiere dejar claro que la buena vida es para aquellos a los que no les intriga la mala y la mala vida, para los que no creen ni valoran el dinero y su circo de normas morales. Bukowski es el ejemplo perfecto de que el existencialismo es una forma de ver la vida. Lo peor que le puede pasar a un escritor es tener que enfrentarse al mundo real – Ray Loriga. La película empieza igual que acaba. Esto es un claro signo de frustración ante la vida. El tiempo pasa y nada cambia. Como escribió Bukowski en una de sus novelas: El tiempo pasaba como la mierda río abajo. Quiero resaltar algunas de las frases que Mickey Rourke, interpretando a Bukowski y escritas por éste, dice a lo largo de la película:

 

 

  • Algunas personas no hacen locuras, que vidas tan horribles deben llevar.
  • No odio a las personas pero me siento mejor cuando no están a mi lado.
  • Yo soy un boxeador loco y borracho al que le gusta tirarse pedos.
  • No odio a los polis pero me siento mejor cuando no están cerca.
  • ¿Quién soy? La eterna pregunta y la eterna respuesta, no lo sé.
  • Cualquiera puede trabajar, lo duro es sobrevivir sin hacerlo.
  • El odio es lo único que nunca muere.
  • Cualquiera puede no ser un borracho. Para serlo hace falta un talento especial y resistencia, que es más importante que la verdad.
  • En este país todo el mundo tiene la obligación de ser algo. Eres dentista, piloto, poli, jardinero, portero, predicador. Yo a veces me aburro de pensar en todas las cosas que no quiero ser, hay muchas cosas que no quiero hacer, como ir a limpiarme los dientes, a salvar ballenas y todo eso, yo no lo entiendo.

 

Existe otra película, dirigida por Bent Hamer, llamada Factotum (2005), la cual está basada en la novela del mismo nombre que Bukowski publicó en 1975. Ah, por cierto, la canción que os recomiendo en esta ocasión es I’m A Loser de UFO (la mejor versión es la del disco en directo Strangers In The Night).

 

 

 

Si al ver esta película alguien piensa que Bukowski solo escribía sobre alcohol, sexo y violencia, es que no ha entendido nada. Como decía Ray Loriga: Los escritos de Bukowski hablan de los trenes que pierdes en la vida y de cómo llegar a viejo con los bolsillos vacíos.

 

 

Bukowski sabía que para ser un buen escritor debía ser fiel a su estilo de vida hasta el final.

 

 

Lanzar los dados

 

Si vas a intentarlo, ve hasta el final.

De otra forma ni siquiera comiences.

Si vas a intentarlo, ve hasta el final.

Esto puede significar perder novias,

esposas,

parientes,

trabajos y,

quizá tu cordura.

Ve hasta el final.

Esto puede significar no comer en 3 o 4 días.

Esto puede significar congelarse en el banco de un parque.

Esto puede significar la cárcel.

Esto puede significar burlas, escarnios, soledad…

La soledad es un regalo.

Los demás son una prueba de tu insistencia, o

de cuánto quieres realmente hacerlo.

Y lo harás,

a pesar del rechazo y de las desventajas,

y será mejor que cualquier cosa que hayas imaginado.

Si vas a intentarlo, ve hasta el final.

No hay otro sentimiento como ese.

Estarás a solas con los dioses

y las noches se encenderán con fuego.

Hazlo, hazlo, hazlo.

Hazlo.

Hasta el final,

hasta el final.

Llevarás la vida directo a la perfecta carcajada.

Es la única buena lucha que hay.

 

 

Henry Charles Bukowski

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *