FESTIVAL FASCURT

Fascurt es un festival que este año ha llevado a cabo su décimo tercera edición. Es un festival lleno de magia que se desarrolla a lo largo de tres días en la playa de un pueblo de pescadores llamado Masnou. Realmente no parece un festival, parece una reunión masiva en la que la gente, no solo del pueblo, va a la playa para ver cortos y beberse una cerveza. Esto no lo hace menos serio o menos cinematográfico. Creo que es todo el contrario: el cine está hecho para que gente de todo tipo se encuentre en un mismo sitio y vea algo que les haga sentir o emocionarse. Algo que les provoque miedo, risa, llanto… o que los deje indiferentes.

 

 

 

Esto seguramente pasa en todos los festivales de cine pero, como organizadora del festival, ver a 1.000 personas sentadas en la arena mirando cortos y que luego vienen y dicen “muchas gracias”, realmente hace que no importe mucho si éste es un gran o pequeño festival.

 

Una de las secciones oficiales, con tres categorías: ficción, animación y undercurt. Se han proyectado muchos cortos de temáticas diferentes y al final siempre triunfan los cortos de temas tabú o que hablan del engaño y en los que una realidad casi psicópata se apodera de la pantalla, cortos de crítica y burla de nosotros mismos… por eso triunfaron obras como “Runner” de Herminio Cardiel, “Delicatessen” de Fran Menchon y Sheila Rodriguez, “Saying” de David Pareja, “Hostiable” de David Galán, “Como su padre” de Toni López y “Nada S.A.” de Caye Casas y Albert Pinto que, de hecho, ganó el premio del público en la sección de Undercurt. “Todo un futuro juntos” de Pablo Remon, “El corredor” de José L. Montesinos y “2037” de Enric Pardo fueron las tres grandes estrellas de la sección de ficción aunque finalmente el jurado otorgó el premio a la graduada de ESCAC Patricia Font con su “Café para llevar”, que también cogió estima del público. “Viaje a pies” de Khris Cembe y “Bendito Machine V (Pull the trigger)” de Jossie Malis triunfaron en la sección de animación.

 

Cada sección es muy diferente y, aunque todas tengan cortos de mucha calidad tanto técnica como actoral, lo que espera la gente es la sección Undercurt. Creo que es la más bestia de todas y que sigue un poco el lema de “Todo vale”. Sin embargo, para esta décimo tercera edición, el festival quiso hacer algo un poco más especial y, al final de cada uno de los tres días , se proyectaban cortos de miedo; “Mamá” de Andy Muschietti, “Treevenge” de Jason Eisener y “The legend of Beavier Dam” de Jérôme Sable. Cada uno más bizarro que el anterior y que, todo y ser cortos de miedo, provocaron carcajada limpia entre los espectadores al ver la venganza de los árboles de navidad violando a la gente que andaba por la calle matando niños y gatos, atravesando todos los orificios de los personajes con sus ramas… o esa especie de musical sangriento que se lleva a cabo en el corto de “Sable”.

 

Porque, al fin y al cabo, lo que quiere el público es pasar un buen rato con el cine. Opinando o no, pero sí disfrutándolo.

 

Sarah Romero

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *