CRÍTICA DE “MAD MAX: FURY ROAD”

Plano inicial de la película Mad Max
Plano inicial de la película

 

Este 2015 George Miller nos invita a disfrutar de la nueva aventura de Mad Max a través del desierto, esta vez con Tom Hardy y Charlize Theron como actores protagonistas.

 

En Mad Max: Fury Road (2015), todo empieza cuando Furiosa (Charlize Theron) roba las reproductoras de Immortan Joe (Hugh Keays-Byrn), el líder de los War Boys, quién cabreado, decide juntar a seis unidades de combate para recuperarlas. Aprovechando este acontecimiento, Max (Tom Hardy) se liberará de los War Boys y se unirá a Furiosa para procurar proteger a las reproductoras e intentar sobrevivir.

 

 

Después de 30 años, se recupera el mundo post-apocalíptico de las películas de Mad Max caracterizado por los colores cálidos y los grandes planos generales del inmenso desierto, donde los colores amarillos y marrones de las secuencias diurnas se enfrentan a los azules de la noche.

 

De modo que los departamentos de arte y de efectos especiales desempeñan un papel fundamental para conseguir la espectacularidad visual propia de la película, dado que la mayoría de las tomas que aparecen en la película han sido modificadas mediante efectos digitales. Por lo tanto, la propia trama depende del departamento de efectos especiales.

 

Sin embargo, dado que más del 50% de la película son escenas de acción que consisten en persecuciones bélicas con vehículos de motor, este film no transmitiría la misma tensión si no fuera por el sonido, y sobre todo, por el montaje rápido y picado.

 

Una de las muchísimas persecuciones de la película

 

Aún así, a causa de la cantidad de acción que se da en la película, esa tensión que al principio de las persecuciones mantiene completamente al público en el conflicto de la película, al cabo de diez minutos se convierte en aburrimiento, ya que el cuerpo se acostumbra a la acción y quiere que esta termine y que la trama de la película avance.

 

En cuanto el guión, consiste en una excusa para realzar tanto el montaje como los efectos especiales, porque es horrendo. La trama casi no avanza, existen relativamente pocos giros al largo de la película, los crescendos que se dan siempre tratan de lo mismo, y por lo tanto, funcionan todo el rato igual, y no existe un causa-efecto claro. Además, las motivaciones de la mayoría de personajes no son demasiado evidentes, sin embargo, los personajes que aparecen son muy simples, con la excepción de Nux (Nicholas Hoult) y con el único personaje con el que el espectador consigue empatizar es con Furiosa.

 

Mad Max (Tom Hardy)

 

Consecuentemente, Mad Max: Fury Road, más que una película es una atracción visual y una demostración de lo que puede conseguir hoy en día la tecnología en el mundo audiovisual, concretamente, el mundo cinematográfico.

 

Òscar Larraga Domènech

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *