CARLOS MARQUÉS-MARCET VISITA ESCAC

Introducción al director

 

Cuando el director llegó al aula asignada para la charla en ESCAC se encontró con un público formado mayoritariamente por fans y conocedores de su ópera prima, 10000 Km, entre los cuales me incluyo.

 

Carlos Marqués-Marcet ha dedicado la mayor parte de su vida al cine, a ver y a hacer pelis. Está detrás de una notable colección de cortos premiados y el primero de sus largos sigue la misma estela. 10000 Km narra como una relación de pareja se erosiona por la distancia (no hace falta decir cuánta). El filme ha cosechado premios y reconocimiento en el SXSW, importante festival indie norteamericano, el Festival de Málaga, los Goya y los Gaudí.

 

AULA
Fotografía de Jaime Puertas

 

 

 

Aprendiendo…

 

 

Carlos Marqués-Marcet obtuvo una beca para estudiar Comunicación Audiovisual en la UPF. Dice que su experiencia ahí consistió más en aprender a ver películas que no a hacerlas. Reflexiona sobre la dicotomía del background que ha observado en su experiencia. Al respecto, comenta jocoso: si uno quiere tener ideas puede partir de conocimientos adquiridos previamente aprendiendo otra disciplina artística, o, como fue en su caso, viendo muchas pelis.

 

Tras terminar los primeros estudios consigue una beca de La Caixa para estudiar un Máster de Dirección en UCLA, en Los Ángeles. Después de comentar que la mítica ciudad no es lo que parece y recomendarnos el documental Los Angeles plays itself para hacernos una idea, habla sobre su tiempo ahí, de unos tres años. La experiencia fue muy provechosa, no sólo le acaban lloviendo ofertas de trabajo después al ser el único montador en una clase de directores; del partir a un mundo nuevo dejándolo todo atrás surge la idea original para su ópera prima. Sin embargo también comenta como al principio sufrió de lo que podríamos llamar “síndrome del autodidacta”. Puesto que ya tenía una cierta experiencia haciendo cortos y la había adquirido sin una base práctica previa, al principio le cuesta aceptar los métodos y planteamientos de su nueva escuela, pero terminará por adaptarse…

 

Carlos Marqués-Marcet
Fotografía de Jaime Puertas

 

… o no.

 

 

Marqués-Marcet nos habla de su segundo corto, Amunt i avall. Se trata de la primera parte en una trilogía ambientada en el hogar del director, el barrio de Vallcarca en Barcelona.  Su premisa no podría ser más sencilla, al salir de clase un niño va chutando una lata de camino a su casa. Lo realiza antes del viaje a California y gana el premio nacional de Jóvenes Creadores del Injuve.

 

Ahora han pasado casi diez años. Sin embargo, el largo con el que ha conseguido tantos premios y repercusión parte también de una idea muy simple, un puro concepto. Dos personajes, dos espacios, una separación. Intrigado, pregunté al cineasta si creía que esta elección sucesiva tenía algo que ver con sus primeros pasos en el cine, cuando se guio por instinto al no tener una formación práctica. Si yo tenía dudas respecto a la relación que establecí entre una cosa y la otra, él aún las tuvo más, puesto que nunca se lo había planteado. A pesar de todo replicó estupendamente con una reflexión sobre la importancia y la evolución de la idea original en el proceso creativo de una película. Lo que nos lleva a…

 

… la gestación de 10000 Km.

 

El guion pasó por una serie de cambios y reformulaciones. Empezó el mismo Marqués-Marcet sólo para luego, tras llegar a un punto de no avance, incorporar a la coguionista Clara Roquet. Pasó el texto por varios estados, a cuál más alejado del concepto original. El cineasta compara el proceso con la creación del monstruo de Frankenstein, puesto que el resultado fue un popurrí hecho de partes inconexas, parches para resolver problemas consistentes en nuevas escenas, incluso personajes o espacios. Según su experiencia, no siempre es bueno seguir lo que dice el manual. Al final una persona externa leyó la última versión del guion y la primera, concluyendo que iban mejor al principio.

 

Conseguir financiación fue también un reto. Al basarse en un lenguaje nuevo y complicado se trataba de una propuesta arriesga, por eso el proyecto de final de máster de Marqués-Marcet consistió en grabar un teaser para la película.  Tras ascender este escalón, esperaba una prueba aún mayor…

 

Póster de la película

 

…los actores

 

Quién haya visto la película sabrá a lo que me refiero, quién no, que haga lo posible para remediarlo. El filme funciona gracias a la extraordinaria química de la pareja protagonista, que rebosa naturalidad. Un espectador del pase en la Filmoteca intuyó de donde procedía todo al ver que los nombres de David Verdaguer y Natalia Tena también rezaban bajo el crédito de guionistas. Ciertamente, en el rodaje se dejó espacio y libertad a la improvisación. Aunque para mí el verdadero secreto tras semejante credibilidad (todo en el film parece genuinamente espontáneo) está en el proceso de selección. Marqués-Marcet vio todo Juego de tronos en una noche para saber más sobre la actriz Natalia Tena, pero lo que le impulsó finalmente a decidirse por ella fue verla en una entrevista. Respecto a su contraparte masculina, fue un vídeo en Youtube donde David Verdaguer imita junto a otro actor a Faemino y Cansado.

 

Y es que aquello que busca y con lo que trabaja el director es la energía que desprenden los actores como personas. Gracias a todo ello, a un buen guion, y a un extraordinario rodaje simultáneo en dos sets; algo que puede sonar tan insulso como conversaciones por webcam (que ocupan la mayor parte del metraje) se nos hacen interesantísimas e hipnóticas.

 

Los actores y el director

 

Conclusión

 

Un director joven que triunfa alrededor del mundo con su ópera prima, uno podría esperar algo de vanidad, incluso perdonársela.  Pero habló tan sorprendido de este éxito inesperado como con entusiasmo narró sus primeros pasos en la industria, vigilando el parquin en el rodaje de Mar Adentro. Toda pregunta fue respondida con pasión, la misma que pone en su trabajo. Y aunque le escuchamos siempre atentos, más de una vez se disculpó por enrollarse. Con talento, pero humilde y honesto, ese es Carlos Marqués-Marcet.

 

Y ¿qué ha hecho? Bueno, mi intención al redactar este texto es animar a los que no lo sepan aún a descubrirlo. Que no os asuste la premisa, 10000 Km puede interesarnos a todos, puesto que habla de algo tan universal como las relaciones.

 

Jaume Bernabéu

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *