“INTERSTELLAR” EN 70MM, LA EXPERIENCIA DEL AÑO

El pasado mes de marzo, la sala Phenomena de Barcelona realizó cuatro pases de Interstellar en 70mm, uno de los eventos más esperados del año tanto para el propio cine como para el panorama nacional cinematográfico.

 

Christopher Nolan quiso rodar esta película en 70mm, pero en la mayoría de salas de cine ha sido proyectada en digital o en 35mm. Phenomena consiguió obtener una de las copias en máxima calidad, calificando el evento como “la experiencia del año”.

 

 

Interstellar narra la historia de unos valientes astronautas y científicos que arriesgaran sus vidas para poder salvar a la humanidad, teniendo quizás que renunciar a todo lo que conocen para poder otorgar a las nuevas generaciones un nuevo mundo donde sobrevivir.

 

El formato 70mm nace en los años 20, aunque los exhibidores no estaban muy de acuerdo con ello y no fue hasta mediados de los 50, después de varias evoluciones, cuando empezó a tener cierta importancia en el panorama cinematográfico internacional. Algunas de las primeras películas rodadas en este formato fueron West Side Story, Sonrisas y Lagrimas y Lawrence of Arabia.

 

 

El 70mm, al tener una superficie mayor, tiene una gran definición y una cierta velocidad, cosa que aporta que el sonido tenga una calidad superior. En el caso de Interstellar, el sonido no viene a través de cinta magnética si no que utiliza el sistema DTS (Digital Theater System), un sistema surround de alta calidad.

 

Otra de las características de este formato, es que la relación de aspecto en proyección es 2:20 y no 2:35 como estamos acostumbrados a ver.

 

Traer una copia de Insterstellar en este formato no ha sido una tarea fácil, pues la organización de Phenomena tuvo que contactar con Warner, que tras calificar el evento como “de una locura”, cedió en otorgarles una de las copias.

 

Una vez acabada la proyección, el espectador sale de la sala planteándose la gran diferencia que supone ver Interstellar en 70mm frente al formato digital con que se estrenó en su mayoría dentro de los cines españoles. Supone verdaderamente una experiencia, y si la calidad de imagen resulta sorprendente, el sonido no deja indiferente a nadie. Las butacas vibraban y con ello cada espectador podía adentrarse en ese universo de una manera espectacular.

 

Dado el éxito y el veloz agotamiento de las entradas en los cuatro pases, Phenomena decidió realizar un último pase programado para el sábado 11 de abril.

 

Un evento único, una experiencia difícil de olvidar y que simplemente debemos agradecer a cines como Phenomena, que nos brinden oportunidades de vivir el cine tal y como ha sido con Interstellar.

 

Joan Martínez Urango

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *