ENTREVISTA CON CARLOS R. RÍOS, DIRECTOR DEL D’A

De nuevo, como cada año, llega la primavera. Y con la primavera, el cine. Y con el cine, el Festival Internacional de Cinema dAutor de Barcelona, también conocido como el DA, que en su quinta edición, sigue ofreciendo a todos el cine independiente de calidad hecho por pocos.

 

Carlos Ríos, director del Festival D'A

 

 

 

Explícanos cuál es el objetivo principal del DA

 

El objetivo principal del D’A es dar a conocer al espectador películas que, más o menos conocidas, no encuentran una distribución en salas. No es un festival temático ni mucho menos. Queremos abarcar ese cine de autor, como el propio nombre del festival indica, desconocido para todo aquel público que hay más allá de los grandes festivales y así reivindicarlo. Este año, que celebramos la quinta edición, hemos decidido subrayar el término cine. Más allá de cualquier etiqueta o catálogo, nuestro objetivo es mostrar todo aquel cine fuera del mercado más comercial.

 

¿Cuál es el proceso de selección de los filmes?

 

Siempre tratamos de cuidar nuestra imagen y programación. Somos un equipo de gente que a lo largo del año vamos asistiendo a diferentes festivales tanto nacionales como internacionales. Nos reunimos y comentamos los filmes que más nos han interesado y a partir de ahí tratamos de maquetar una programación, siempre acorde con nuestra concepción del cine. Como ya te digo, tratamos de dar al público de ciudad la posibilidad de ver filmes que no se estrenarán en salas. En parte es por esto y por la coherencia de nuestra programación por lo que siempre hemos obtenido muy buenas críticas de prensa.  De hecho, cuidad la programación y cómo proyectarla es otro de los objetivos principales del festival. Si podemos hacer fiestas y bautizos, genial, o poder invitar a mucha más gente, perfecto, pero antes que nada cuidar la programación. Además, en este sentido, somos un festival pionero en España. Claro está que dentro de los festivales hay una jerarquía que se impone, y si nosotros queremos traer al festival una película y San Sebastián abre la boca… pues, obviamente, no podemos hacer nada. No obstante somos un festival que cada vez interesa más a los cineastas pues les damos la posibilidad de hacer coloquios con otros cineastas, de hablar sobre cine y de pensar el cine.

 

Este año tenéis cuatro secciones sin contar la restrospectiva a Bertrand Bonello y el tributo a Resnais, donde también colabora la Filmoteca de Catalunya. Coméntanos de qué trata cada sección.

 

Tenemos dos secciones fijas: Direccions y Talents. En la primera se incluyen todas esas películas de cineastas más o menos conocidos que ya tienen una trayectoria cinematográfica a sus espaldas. Hablamos de cine contemporáneo así que son cineastas que han empezado, la mayoría, su carrera en la década de los 90. La segunda, la sección Talents, abarca todas esas obras de cineastas neófitos que realizan su primera, segunda o tercera cinta. En esta sección no buscamos filmes inéditos. La mayoría son películas que ya se han proyectado en Cannes, Venecia o Berlín. Este año hemos creado una nueva sección: Transicions. En ella se encuentran todos esos filmes nacionales que quizá han pasado ya por festivales como Sevilla o Gijón y que destacan por su frescura. Es una sección que puede ser totalmente entendida como un panorama, como una visión de todas aquellas obras que, pese a que todavía no se han acabado de consolidar, han dejado huella. Por otra parte tenemos la sección Futurs (im)possibles, que, más que como sección, podría entenderse mejor como un ciclo. El festival, cada año, tiene diferentes secciones que varían. El año pasado tuvimos a Carlos Losilla presentando la sección Un impulso colectivo y este año tenemos esta sección creada por necesidad. Básicamente porque durante la preparación de la programación, caímos en la cuenta de que este año, sea por las circunstancias que sean, ha habido una voluntad por parte de ciertos cineastas de hablar de futuros no tan lejanos. Nos percatamos de que había ciertos filmes que, por temática, tenían cierta similitud y decidimos crear Futurs (im)possibles, donde se encuentran cintas como Under the skin, de Jonathan Glazer o Sueñan los androides de Ion de Sosa.

 

Háblanos de vuestro impulso al cine español.

 

Nosotros siempre hemos tenido en cuenta la producción nacional. El año pasado incluso, como ya hemos comentado, creamos ese ciclo de cine español que ahora está viajando por América del Sur. Este año no queríamos realizar una sección especial dedicada exclusivamente a cine español. Es más: queríamos huir de eso. No queríamos marginarlo, al contrario, que estuviera presente en todas las secciones. Y es eso lo que hemos hecho. En nuestro país siempre ha habido grandes propuestas creativas que han encontrado o no sus vías de producción. Lo que nosotros queremos, y más desde la creación de nuestra distribuidora personal Noucinemart, es apadrinar todos aquellos filmes que no encuentran su cauce. Isabel Coixet, independientemente de que te guste más o menos, no va a necesitar nuestra ayuda, ni le vamos a aportar nada ni ella nos va a aportar nada a nosotros. Sin embargo, filmes como Les amigues de l’Àgata, son películas que nos necesitan y que necesitamos.

 

En paralelismo con el nombre de esa sección que habéis decidido llamar Futurs (im)possibles, ¿cómo ves el futuro del cine español?

 

El cine español, pese a su gran calidad, necesita evolucionar. No en cuanto a contenido pero sí en cuanto a concepción. No puede ser que en un país como el nuestro las ayudas públicas sólo vayan dirigidas al cine comercial. Por supuesto éste es necesario, pero el cine de autor es otro tipo de cine con igual de legitimidad que debería encontrar una vía de financiación pública.

 

Entrevista realizada por Jaime Puertas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *