NEGATIVO GANADOR: CRÓNICAS DEL SEFF (Cierre)

No hubo mucha sorpresa en una gala de clausura en la que el premio gordo se lo acabó llevando la propia ciudad de Sevilla cuando se anunció que, en el 2018, será la sede de los Premios del cine Europeo, organizados por la EFA (European Film Academy).

 

Un palmarés razonable: giraldillo de oro para Ma Loute (Bruno Dumont) por su “deliciosa locura”, mejor actriz para Raph por la misma película; premio especial del jurado y mención especial al mejor sonido y montaje para el western místico de Oliver Laxe, Mimosas; mejor dirección para Alain Guiraudie por el loco universo de Rester Vertical; mejor guión para Le fils de Joseph (Eugene Green), por la que el también jovencísimo Victor Ezenfis recibió el premio a mejor actor; mejor dirección de fotografía para la road movie de Andrea Arnold American Honey; mejor película de la sección Las nuevas olas para la actualización polaca de Camus The Sun, The Sun Blinded Me (Anka y Wilhelm Sasnal)… todas estas películas, de hecho, han tenido su cobertura en Negativo Ganador durante la euforia festivalera.

 

Unos galardones que, de entrada, podrían parecer problemáticos por el nivel de la programación: al fin y al cabo, como comentamos precisamente en la previa de Negativo Ganador, la situación temporal del Festival de Cine Europeo de Sevilla lo hacía proclive a convertirse en un recopilatorio de lo mejor del continente durante el año; así llegaban películas que habían sido premiadas en Cannes, Locarno, Karlovy Vary, Berlín… Una programación que parecía más orientada a la exhibición que a la competición. Así, no es de extrañar la gran variedad de premiados en todas las categorías, incluyendo propuestas algo más arriesgadas como Daydreams (Caroline Deruas). Unos premios conciliadores, los del SEFF, que se desmarca de los otros festivales al reconocer el valor de aquellas obras que, también por sus circunstancias, no lo habían sido hasta ahora. Esperemos que este trabajo por difundir y hacer visible a estas obras trascienda la duración del festival. Por mi parte, solo espero que la cobertura de Negativo Ganador haya servido para descubrir tantas filmografías como a un servidor, y que el Festival de cine europeo de Sevilla sirva para mantener viva la llama de la cinefilia.