CRÍTICA DE “LANGOSTA”

La idiosincrasia de las relaciones de pareja según Yorgos Lanthimos

 

Con el premio del Jurado en la pasada edición del Festival de Cannes bajo el brazo y la división total de la crítica, Langosta ha aparecido en nuestras salas causando todo tipo de sensaciones menos indiferencia.

 

 

Y no es para menos, el director Yorgos Lanthimos ya nos dejó atónitos con su magnífica Canino (2009) y su “sleeper” Alps (2011), volviendo a repetir la fórmula a la que el director nos tiene acostumbrados mediante la presentación de entornos opresivos y enfermizos en los que observamos atónitos la situación a la que se ven sometidos sus protagonistas. Muchos han definido el cine de Yorgos Lanthimos como “La colocación de personajes en entornos opresivos y la observación de su sufrimiento durante el resto del film”, y viendo Langosta esta afirmación no se aleja demasiado de la realidad.

 

Sigue leyendo