CRÍTICA DE “EL PUENTE DE LOS ESPÍAS”

Tom Hanks en El puente de los espías
Tom Hanks en “El puente de los espías”

 

Steven Spielberg vuelve a la gran pantalla con una historia basada en hechos reales y ambientada en el contexto de Guerra Fría entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. Un abogado de Brooklyn llamado James Donovan, interpretado por un correcto Tom Hanks, es elegido como abogado defensor del espía ruso Rudolph Abel, personaje al que da vida Mark Rylance -quizás la sorpresa más agradable de todo el film-, no sin consecuencias. Al mismo tiempo, uno de los aviones de la CIA que estaban espiando territorio ruso con nueva tecnología es derribado y Francis Gary Powers (Austin Stowell, interpretación sin pena ni gloria), el piloto, cae en manos del enemigo soviético. En ese momento deberá actuar Donovan, ya que se iniciará un juego de negociaciones para intercambiarse los prisioneros en el puente de Glienicke en Postdam, Alemania; de ahí el original nombre de la película.

 

Sigue leyendo