LAS GAFAS DE SOL DE ABBAS KIAROSTAMI

Abbas Kiarostami
Ilustración de Guillermo Labarga

 

Hace setenta y cuatro años, tres meses y veintidós días nacía en Teherán Abbas Kiarostami, el gran cineasta iraní. Un poco menos de tiempo hace, cuarenta y cinco años, desde la primera vez que Kiarostami decidió rodar un cortometraje para el Centro de Desarrollo Intelectual de Niños y Adolescentes o también conocido como Kanun. Su primer cortometraje es una pieza de unos escasos diez minutos que cuenta una historia (aparentemente) también escasa. Se trata de Pan y callejuela (1970). En esta pequeña filmación el cineasta iraní nos mostraba las adversidades de un niño que, tras haber salido a la calle a comprar pan, se cruza con un perro rabioso que no le deja pasar por una estrecha callejuela, tan estrecha, me atrevería a decir, como la sociedad iraní de aquel momento. Tras varios intentos fallidos, el niño decide darle un poco de pan al perro y, mientras está distraído comiendo, pasar por la callejuela. Fin. Así de fácil y así de sencillo. “Hágalo usted” dirán los más sensibles. Si cava más allá de la superficie, el espectador podrá encontrar en Pan y callejuela un relato moral sobre el sacrificio, sobre cómo para conseguir lo que queremos, tenemos que dar un poco de pan. Esta fábula sorprendió gratamente al Kanun, que a partir de ese momento histórico empezó a invertir cada vez más en el desarrollo del audiovisual. ¿Quién es Abbas Kiarostami? No lo sé.

 

Sigue leyendo