DANIEL MONZÓN EN LA FILMOTECA DE CATALUNYA

Nos faltaba explicar la segunda parte de la visita a Barcelona (tras venir a la escuela) que ESCAC le preparó a Daniel Monzón, su paso por la Filmoteca de Catalunya, donde presentó su film Celda 211 y conversó con la audiencia.

 

Daniel Molina (1º) con su texto y Òscar Larraga (1º) con sus fotos lo relatan.

 

monzon_012
Daniel Monzón (derecha) hablando al público de la Filmoteca de Catalunya

 

Sonrisa imborrable y entusiasmo contagioso le sirven como tarjeta de presentación desde el inicio de la sesión. Previamente introducido por Sergi Sánchez, crítico cinematográfico y profesor de ESCAC, Daniel Monzón nos insta al disfrute de su célebre Celda 211. Obedecemos casi obligados por la tensión y la sucesión de acciones frenéticas en esa cárcel de Toledo, con un Luis Tosar encarnando con maestría al terrorífico Malamadre.

 

La proyección termina con un aplauso que se alarga hasta que desaparece el último título de crédito. La luz inunda la sala de nuevo y los anfitriones vuelven a ocupar su asiento frente a los espectadores e incorporan a Mapa Pastor, montadora tanto de su nueva película, El Niño como el drama carcelario visionado minutos antes.

 

Daniel Monzón narra sus experiencias flanqueado por Mapa Pastor y Sergi Sánchez

 

En ese momento se inicia el coloquio y el director y guionista no duda en detallar cada respuesta, consiguiendo una tertulia dinámica y, sobre todo, divertida.

 

La primera pregunta viene de Sánchez, sentado a su derecha, atendiendo al proceso de investigación y documentación de los hechos en los que se inspira Celda 211, así como el nivel de verosimilitud de la cinta en comparación con los casos reales. Monzón explica su punto de partida, una novela homónima, a partir de la cual se empapa de experiencias junto a Jorge Guerricaechevarría en cárceles reales. Añade que estas vivencias le han servido para obtener distintos puntos de vista acerca de la vida en prisión.

 

Enlazando con el proceso de exploración de estos ambientes, comenta que los figurantes que aparecen en las escenas colectivas eran auténticos presos en tercer grado; cuya condición aportaba veracidad a su actuación e influía en los decorados y otros aspectos.

 

Mapa Pastor, en cambio, no se muestra tan desenvuelta ante el micrófono, pero su compañero de rodaje la empuja a intervenir y, como montadora, explica su satisfacción con el resultado final, pues asegura que fue difícil dado el cambio en cuanto a intensidad dramática que experimenta el metraje cuanto más se aproxima el desenlace.

 

monzon_008
Mapa Pastor, montadora de ‘Celda 211’

 

La siguiente cuestión que se propone es referente al casting, donde Monzón agradece el trabajo a los responsables del departamento, pues afirma que está totalmente satisfecho. También explica que fue sencillo trabajar con los actores, ya que se mostraron dispuestos desde el primer momento a implicarse al máximo. Destaca la gran combinación entre Luis Tosar y Alberto Ammann. Considera que fue fácil trabajar con ellos, dadas las cualidades de cada uno; “la mayor labor de un director con los actores es elegirlos bien”, dice refiriéndose a una cita de Stanley Kubrick.

 

Por último, le preguntan acerca de los motivos que lo llevaron a escoger ese tema. Sin duda, está encantado de responder, aunque no sabe por qué escogió esta película. Considera que la causa no atiende a la razón. “Tienes la idea y es como un virus, cuya única cura es realizarla”.